Bucador Google

Búsqueda personalizada

Buscar en este blog

martes, 14 de mayo de 2013

Porque nada hay imposible para Dios.








Porque nada hay imposible para Dios. 

LUCAS 1:37

Si puedes creer, al que cree todo le es posible. MARCOS 9:23

Cuando mi hermana quedó embarazada, tuvimos muchas experiencias profundas con Dios. A los cuatro meses de embarazo, tuvo amenaza de aborto. El resto de su embarazo lo pasó acostada. Cuando casi se cumplía el tiempo para dar a luz tuvieron que hacerle una cesárea, ya que debido al sufrimiento fetal, el bebé agonizaba. Debido al parto difícil, el bebé tuvo problemas respiratorios, del corazón e intestinales. Lo conectaron a varias máquinas. A los ocho días de nacido ya había sido intervenido dos veces y a la tercera vez se acabaron las esperanzas. El dictamen médico era que ya nada se podía hacer.

En estas circunstancias aprendimos dos cosas. Primero, que si perdíamos la fe, perdíamos la batalla y segundo, que Dios es quien da el dictamen final. Hoy, Juan, ese bebé a punto de morir tiene cuatro años y ministra en la alabanza con una guitarra de juguete, cantando con amor. Hemos aprendido a creer en milagros porque con Dios todo es posible.

Pensamiento: Dios hace lo imposible, posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario