Bucador Google

Búsqueda personalizada

Buscar en este blog

miércoles, 28 de noviembre de 2012

POR QUE DIOS NO RESPONDE




A veces Dios no nos responde. A veces pareciera que se nos escondiera o que no prestara atención a nuestras peticiones. Es lo que le sucedió a una mujer en tiempos de Jesús, famosa por su fe (Mt. 15, 21-28). El Evangelio especifica que la mujer era “cananea” para significar que no era judía, sino pagana.
Impresiona, por tanto, que esta no-judía llame a Jesús “hijo de David”, con lo que está reconociéndolo como el Mesías que los judíos esperaban. Impresiona, también que, siendo pagana, le pida a Jesús que le sane a su hija que está “terriblemente atormentada por un demonio”.
A veces Dios nos coloca en una posición de impotencia tal que no nos queda más remedio que clamar a El, seamos cristianos o paganos, creyentes o no creyentes, religiosos o arreligiosos, católicos practicantes o católicos fríos. Es lo que posiblemente le sucedió a esta madre que, siendo pagana, pero abrumada por la situación de su hija, no le queda más remedio que acudir al Mesías de los judíos.
El desarrollo del relato evangélico nos muestra que la cananea como que intuía que Jesús era Mesías no sólo de los judíos, sino de todos, porque a pesar de no ser judía, se atreve a pedir a Jesús que cure a su hija.
Y Jesús se hace el que no escucha. Así es Dios a veces: simula no escucharnos. Y ¿por qué? O, más bien ¿para qué? ... Para reforzar nuestra fe. Se habla de “poner a prueba” nuestra fe. Pero no se trata de una prueba como un examen o un test, sino más bien como un ejercicio que fortalece la fe.
Ese aparente silencio divino es más bien como la calistenia del atleta para fortalecerse en su especialidad. Cuando el Señor parece esconderse o parece no hacernos caso puede ser que esté tratando de reforzar nuestra fe débil.
Sin embargo Jesús insiste en ejercitar aún más la fe de su interlocutora. No le parece suficiente el silencio inicial, sino que al recibir la petición de la mujer, le responde que no le toca atender a los que no sean judíos, pues “ha sido enviado sólo para las ovejas descarriadas de la casa de Israel”.
La mujer no acepta esta respuesta de Jesús, sino que se postra ante Él y le suplica: “¡Señor, ayúdame!”.
Igual que el entrenador exige al atleta templar más sus músculos y aumentar su resistencia para estar mejor preparado, sigue el Señor forzando la fe de la cananea. Le responde: “No está bien quitar el pan a los hijos para echárselo a los perritos”, queriendo significar que para ese momento no debía ocuparse de los paganos sino de los judíos.
La mujer no ceja. Definitivamente, no acepta un “no” como respuesta de Jesús. Iluminada por el Espíritu Santo, le responde a Jesús con un argumento irrebatible: “hasta los perritos se comen las migajas de la mesa de sus amos”.
La fe de la mujer había sido reforzada con los aparentes desplantes del Señor. Y ahora la fe de la mujer queda recompensada, pues obtiene de Jesús lo que pide. Nos dice el Evangelio que “en aquel mismo instante quedó curada su hija”.
“¡Qué grande es tu fe!”, le dice el Señor a la mujer. Y ... ¡qué gentil es el Señor! Nos da crédito por lo que no viene de nosotros sino de El. ¡Si la fe es un regalo que El mismo nos da! Ahora bien, como todo regalo, es necesario que lo recibamos. Es necesario aceptar ese regalo maravilloso que Dios nos da constantemente. Y, además, aceptar todos los entrenamientos que Dios hace a nuestra fe, para que ésta vaya fortaleciéndose y un día sea recompensada con el regalo definitivo que Dios quiere darnos: la Vida Eterna.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Una mujer atada a las promesas de Dios



Una mujer atada a las promesas de Dios

En el libro de Josué capítulo 2, se narra la historia de una mujer que era ramera… su nombre era Rahab. Seguramente muchas mujeres se preguntarán: ¿Por qué una mujer puede llegar a esa condición? Puede haber varias razones… por ejemplo aquí van algunas:
-porque tiene un vacío en su corazón que quiere llenar.
-porque tiene una necesidad imperiosa de juntar dinero para darle de comer a sus hijos.
-porque se acostumbró a esa vida y ya todo le da igual.
-porque es la única manera de sentirse “acompañada”.
Rahab una mujer con discernimiento: (Jos.2.4-9)
Ella discernió que los que estaban con ella no eran hombres que venían por ella, ellos tenían una misión específica y ella decidió acoplarse a ellos y POR LA FE los recibió en su casa (He.11.31).
Rahab una mujer  determinada: (Jos.2.9 y 2.11)
Ella dijo: “yo sé que Jehová os ha dado esta tierra…” ella reconoció el PODER DE DIOS  y CREIA en él, ella dijo:“porque Jehová vuestro Dios, es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra” fue UNA DECLARACION DE FE.
Rahab una mujer desenvuelta: (Jos.2.12-21)
Supo hacer un trato con ellos, se enfocó en su familia no solamente en ella y obtuvo el favor de Dios.
Aplicación:
Rahab tenía todos los argumentos para sentirse sola, su profesión era “ser ramera”, creo que no hay una mujer que se sienta más sola que una ramera, ya que ella está con muchos hombres, pero ninguno se queda con ella. Su autoestima debería haber estado por el piso, se supone que ella era “una cualquiera” para la sociedad. Sus sueños estarían muy lejos de realizarse para ella. Sin embargo…
Ella siendo quien era mostró ser más sabia que muchas mujeres “decentes”, su discernimiento la llevó a distinguir lo santo de lo profano, sabía que detrás de esta situación ESTABA DIOS,  SU PLAN, LA OPORTUNIDAD DE SU VIDA. Y por eso escondió a los espías.
Ella declaró por la fe el poder de Dios,  “en nuestra boca está el poder de la vida  y de la muerte” (Pr.18.21) ella escogió la vida, porque de acuerdo a lo que hablo es lo que creo, debo hablar las promesas de Dios y no poner palabras negativas en mi boca, ella reconoció que Jehová había hecho grandes milagros entre su pueblo, ella  conocía más de Jehová que muchos de los israelitas. Tuvo una fe genuina y la demostró a través de sus obras (sgo.2.25)
Hizo un negocio con ellos, era la salvación de ella y toda su casa a cambio de guardar el secreto. Una mujer desenvuelta, no pierde el tiempo con las emociones, hace tratos, se proyecta, usa sus capacidades para lograr metas altas. Esa mujer no pereció con los desobedientes (He.11.31) ¡que paradoja! Una mujer que vivió su vida en desobediencia, ¡no pereció con los desobedientes porque tuvo la fe que agrada a Dios! (He.11.6).
Como podemos ver “Dios no mira lo que mira el hombre”, hay un valor y un potencial dentro nuestro que debemos sacar a la luz, no hay excusas delante de Dios, no lo seguimos a El por sentimientos sino por lo QUE EL HIZO EN NOSOTRAS!!! Nos dio SU ESPIRITU SANTO, y fue el Espíritu Santo quien hizo que Rahab pudiera discernir, tener determinación y poder desenvolverse rápidamente, porque era una situación de vida o muerte. Ella supo apreciar LA OPORTUNIDAD QUE DIOS LE DABA, sin tener en cuenta las circunstancias que la rodeaban, ni quien era ella, ella decidió ENFOCARSE EN LAS PROMESA DE DIOS y QUEDÓ ATADA PARA SIEMPRE EN ELLAS!.
Autora: Silvia Truffa
Escrito para www.destellodesugloria.org

viernes, 16 de noviembre de 2012

Versiculos De Animo Y Proteccion




 Versiculos De Animo Y Proteccion
"Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará." Deuteronomio 31:6
"Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; mi gloria, y el que levanta mi cabeza. Con mi voz clamé a Jehová, y él me respondió desde su monte santo. Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba. No temeré a diez millares de gente, que pusieren sitio contra mí." Salmo 3:3-6
"Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento" Salmo 23:4
"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas." Josue 1:9
"Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová." Isaias 54:17



lunes, 12 de noviembre de 2012

El Amor Conyugal




El Amor Conyugal

Algunas palabras acerca del amor en el matrimonio para recién casados

Para Emily y Malcolm
El amor es la virtud suprema de la vida. Es la fuerza que sostiene cualquier relación: entre Dios y los hombres, entre padres e hijos, entre amigos, entre novios, entre esposos.
Y, en el matrimonio, el amor es sometido a un proceso de profundización y maduración, donde la chispa inicial irá transformándose en llama durante la convivencia.
La tarea fundamental de la vida conyugal consiste en mantener alta y viva la llama del amor.
Por eso no puedo más que sugerirles.
¡Ámense!
Con un amor que los llene de alegría y felicidad, tanto como de ánimo y sostén.
Con un amor que los inunde de confianza.
Con un amor que los haga fijar la mirada en Dios, porque Él es amor.
Con un amor que los ayude a soportar tiempos de prueba y dificultad.
Con un amor paciente, tolerante y comprensivo.
Con un amor que sepa secar lágrimas y los proteja en un abrazo...
Con un amor que no falle o se desvanezca ante la adversidad.
Con un amor que esté comprometido a crecer y llevar fruto.
Con un amor que sea lento para la queja y pronto para el elogio.
Con un amor que construya puentes de reconciliación.
Con un amor que sepa acercarse con respeto, que sepa escuchar y también aceptar silencios.
Con un amor siempre dispuesto a animarlos cuando aflojen y a impulsarlos en sus sueños.
Con un amor creativo que encuentre siempre la manera de decir cada día:
"Cuán especial sos"

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Perdonar desata favor de Dios




Cuando las heridas son realizadas por aquellos que están a nuestro lado, por aquellos que ocupan un lugar en nuestro corazón, es difícil perdonar".
Si eres como muchos, seguramente hay alguien en tu vida que te ofende o hiere diariamente.
Cuando las ofensas son producidas por personas que conocemos en forma ocasional, es más fácil practicar el perdón, pero cuando las heridas son realizadas por aquellos que están a nuestro lado, por aquellos que ocupan un lugar en nuestro corazón, sobre todo cuando la ofensa se realiza en forma constante, es difícil perdonar.
No tenemos la habilidad de borrar nuestro registro de recuerdos, pero si pudiéramos borrar de nuestro recuerdo cada vez que alguien nos ofende, sería maravilloso.
La próxima vez que viéramos a esa persona, no tendríamos ninguna sombra que oscureciera la buena imagen que tenemos de ella, no tendríamos nada guardado, esto haría que el proceso del perdón fuera más fácil. Pero, en cambio, nuestra tendencia natural es recordar las cosas malas que otros nos hacen. El deseo de vengarnos da lugar muchas veces a todo tipo de situaciones y conversaciones imaginarias donde vemos al que le ofendió pagando las consecuencias de "haberse metido con nosotros".
Perdonar a alguien por una única ofensa no es tan difícil como hacerlo con alguien que te hiere constantemente.
Aparentemente esta era el dilema que estaba enfrentando Pedro "...Señor, ¿cuantas veces perdonare a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. (Mateo 18:21-22).
Cuando estamos en la situación de Pedro, es decir, cuando sentimos que ya hemos perdonado demasiado y es hora de tomar "cartas en el asunto", podemos sin darnos cuenta estar parados frente a una gran trampa que ha destruido la vida de muchas personas, esta trampa es similar a la que utilizan los cazadores de osos, está compuesta por dos filas de hierros dentados que se cierran y se abren, similares a una gran dentadura. La fila de dientes superiores reciben el nombre de falta de perdón y los dientes inferiores se conocen con el nombre de amargura.
Cuando caes en esta trampa, cuando sus filosos dientes te atrapan y desgarran tu alma, comienza un proceso paulatino en tu vida, de muerte y dolor.
Las personas resentidas, que no pueden perdonar, someten su vida a un proceso autodestructivo. El enojo, la frustración, los problemas gastrointestinales y de tensión arterial, los dolores musculares, el insomnio, los problemas cardiacos, la falta de atención o concentración, las adicciones etc., forman parte de este proceso, y se nutren y fortalecen cada día a través de nuestra falta de perdón.
Querido amigo, no alimentes a esas bestias que terminaran devorando tu vida, decide perdonar. Si pones de un lado de la balanza tu problema, la incomprensión, el desacuerdo que provoco el conflicto, y por el otro lado todo el sufrimiento y las consecuencias que estas experimentando por rehusarte a perdonar, ¿vale la pena tanto dolor, es necesario atravesar por ese camino de sufrimiento y amargura? ¿Es justo que tus seres queridos paguen las consecuencias de tu resentimiento?
"Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados..." (Hebreos 12:15)
La frase " Mirad bien" es significativa. El Espíritu Santo sabía muy bien que muchos padecemos la tendencia de mirar bien los errores de los demás y no los nuestros. En cambio somos animados por esta palabra a mirar con detenimiento y en forma exhaustiva nuestro corazón.
En ocasiones este tipo de análisis profundo acompañado de oración, revela lo que hay dentro de nosotros. Una vez que vemos nuestro interior a la luz de Dios, es conveniente tomar las medidas necesarias y aplicar el remedio de la confesión, el arrepentimiento y el perdón.
De otra manera seguiremos en la situación de muchos cristianos que tratan de avanzar y crecer en la fe, pero lamentablemente se encuentran siempre en el mismo lugar. Las promesas de Dios no hallan cumplimiento en sus vidas y en vez de vivir una vida abundante y poderosa, son víctimas del fracaso, el vacío y la frustración. Es lógico pues " han dejado de alcanzar la gracia de Dios" al permitir que la amargura, la falta de perdón y el resentimiento, brotaran dentro de sí.
Querido amigo que nada impida que la gracia de Dios fluya en toda su plenitud hacia tu vida, esa gracia fluyendo, permaneciendo y llenándote continuamente, hace que tu vida nunca más sea la misma. Te transformaras en una persona satisfecha, completa, atractiva, pues la plenitud de Dios te llena a cada instante, permitiéndote vivir una vida victoriosa.
A todos nos gusta estar junto a personas así, cerca de aquellos que con su vida nos transmiten paz, armonía, plenitud, gozo, no simplemente porque dibujan una sonrisa en su rostro y aparentan estar bien, o porque se ponen una máscara de religiosidad, sino más bien porque con sinceridad transmiten la plenitud y la gracia de Dios que habita en ellos.
Querido amigo, todos podemos transformarnos en esa clase de personas, y en vez de herir con nuestras palabras y actitudes a quienes nos rodean, podemos perfumar sus vidas con la fragancia de Cristo que emana de lo profundo de nuestro ser.
Toma hoy la decisión de perdonar, de arrancar de tu corazón toda raíz de amargura, y determina con firmeza caminar continuamente bajo el favor de Dios.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Si Dios dice que puedes hacer algo, ¡puedes!



un-escudo-mas-poderoso-que-el-oro1-200x200





QUE NADIE TE TENGA EN POCO…” (1 Timoteo 4:12 CST)
Nadie debería hacerte de menos por razón de tu edad, género, nacionalidad, estudios o situación financiera. La gente tratará de menoscabarte, pero si depositas tu confianza en Dios, Él te levantará. Timoteo comenzó a predicar en su adolescencia. Luego fue el compañero de viajes de Pablo, posición de gran honor e importancia. Pero en la sociedad de entonces, no se consideraba que eras un hombre hecho y derecho hasta que tenías treinta años. Según eso, Timoteo no cumplía los requisitos para liderar y por lo tanto fue objeto de críticas. Por ello escribió Pablo: “Que nadie te tenga en poco por ser joven…” (1 Timoteo 4:12 CST) Para Dios, no es la edad lo que te capacita para hacer algo, sino la profundidad de tu vida.
Fijémonos en las credenciales de Timoteo: “…Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras…” (2 Timoteo 3:15). Timoteo fue criado en la Palabra de Dios y cimentado en sus verdades. “Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también” (2 Timoteo 1:5). Pablo escribe entonces a la iglesia de Filipos y les dice: “Espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo… porque no tengo a ningún otro que comparta mis sentimientos y que tan sinceramente se interese por vosotros… Ya conocéis los méritos de él, que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio” (Filipenses 2:19-22). El derecho de trabajar en el servicio de Dios no te lo dan tus años en la tierra, sino tu experiencia con Dios, y tu grado de crecimiento y gracia en Su Palabra.

viernes, 2 de noviembre de 2012

DIOS ES QUIEN TE MOTIVA A SEGUIR ADELANTE




DIOS ES QUIEN TE MOTIVA A SEGUIR ADELANTE

el-es-quien-te-motiva-a-seguir-adelanteQuien como Dios para dar a tu Espíritu ese aliento, esas fuerzas, esas ganas de seguir adelante, esa fortaleza que tanto necesitamos para continuar sin desmayar en esos momentos que son difíciles en nuestra vida.
Que lindo y asombroso es El Señor por que puso un canto nuevo en mi corazón, por que aunque estés en medio de problemas El esta contigo, El le pone ese color que tu vida necesita, El es quien le pone esa sonrisa a tu rostro, El es quien te llena de animo, por que El es tu motivador numero uno y no hay nadie mejor que El para hacerlo.
Por que cuando estas tristes y desilusionado el se las ingenia para hacer que esa tristeza se vaya, que ya no este mas en ti, por que El quiere verte feliz y sabe como hacerlo. Pues El te ama tanto y eres tan especial para El, que su anhelo es verte bien.
Quiero decirte que si tu estas pasando por un momento difícil en tu vida, o estas triste por algún motivo Dios te dice que El esta y estará contigo, que El te hará descansar en lugares de delicados pastos, que El es quien te sustenta, que El es quien te dará nuevas fuerzas como el águila, por que volaras y no te cansaras, caminaras y no te fatigaras por que El es quien te infundirá aliento, por que El es quien te sostiene, por que aunque ahora no veas una salida, no veas una respuesta, ciertamente El te dará una solución, te dará una respuesta cuando menos te lo esperes por que el es un Dios sorprendente y tiene formas inimaginables de actuar.
Por que en medio de esa oscuridad El vendrá a darte la luz, por que después de esa tormenta vendrá la calma, por que después de ese día gris vendrá un nuevo amanecer, saldrá ese sol, vendrá esa lluvia que hará florecer tu vida.
EL NUNCA TE DEJARA, PUES TU ERES SU HIJO AMADO, DARA A TU VIDA LAS FUERZAS Y EL ALIENTO, TE ESTARA APOYANDO Y SERA FIEL E INCONDICIONAL CONTIGO EN TODO MOMENTO.

Isaías 41:10

No temas, por que yo estoy contigo; no desmayes, por que yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudare.