Bucador Google

Búsqueda personalizada

Buscar en este blog

viernes, 29 de agosto de 2014

NO ESTE TRISTE! ¡DIOS LE HARÁ SONREÍR MUY PRONTO!







La sonrisa se borro de tu rostro, desde hace muchos días algo cambio, no sonríes mas, todo parece vacio, caminas como que no estuvieras despierto, haces tus cosas durante el día y pareciera que no hay mas vida en ti.
Sé que lo que te paso fue muy duro, no lo esperabas, es mas no te imaginaste que las cosas cambiarían de esta forma, se que tenias muchos planes a futuro y que todo esto vino a cambiar drásticamente tu visión de vida.
Hace un tiempo te veías feliz, sonreías, estabas seguro de todo, estabas agradecido de la vida y de las bendiciones que experimentabas, pero de pronto todo cambio, sin una explicación clara, las cosas ya no son como eran.
Una tristeza enorme ha inundado tu ser, tratas de salir de ella pero no puedes, quisieras sonreír, pero no hay razón para hacerlo, hay algunos sentimientos inexplicables dentro de ti, de esos que solo aparecen cuando en realidad no sabemos qué será de nuestra vida.
A veces piensas que todo esto es un sueño, que estas soñando, que no es la realidad, que es una pesadilla de la que pronto despertaras, pero al darte cuenta que no lo es, y que todo es la realidad esa tristeza aumenta en tu vida, de tal forma que no sientes ganas de nada y una profunda depresión esta asomándose con mucha fuerza.
Y es que a veces no hay palabras que puedan reanimarte, a veces no hay explicaciones lógicas a lo que experimentas, quisiéramos saber el porqué y él para que de eso, pero por alguna extraña razón en esos momentos pareciera que Dios enmudece y no hay una respuesta a todo.
Pueda que tú estés pasando un momento como esos, en donde la tristeza se ha apoderado de tu vida, por alguna situación imprevista, algo que cambio el rumbo de tus planes y ahora no encuentras una explicación a lo que paso, y aunque la buscas en este momento no la encuentras.
Y es que no es que no haya una explicación, sino mas bien, no es el momento de entenderlo, hay cosas que pasan en la vida y que son inexplicables para esos momentos en los que lo estamos experimentando, pero que con el tiempo todo estará claro y veremos que las cosas tenían que ser de esa manera.
Amado o Amada, no estés triste, se que duele, yo mismo he experimentado esos cambios bruscos de planes, sé que es tener “planeada” toda la vida y de pronto que todos los planes se vengan abajo, sé que es buscar una explicación a lo que está pasando y no encontrarla, pero también sé que Dios jamás se equivoca y la experiencia me dicta que al final era lo que tenía que pasar, porque Dios tenia mejores planes que los míos.
Ya no llores mas, tu mundo no se ha acabado, apenas está por comenzar, tu historia no ha finalizado, apenas comienza a tener sentido y aunque en este momento mis palabras no te den lo que necesitabas escuchar, tienes que estar seguro que Dios jamás pierde el control de tu vida y que El hará algo maravilloso para que al final tengas lo que Él consideraba que merecías; y estoy seguro que será lo mejor, porque Dios siempre tiene lo mejor para nosotros.
Aparentemente tu vida se puede encontrar sin un sentido, pero jamás debes de dudar que Dios es quien le da sentido a tu vida y que El lo tiene todo controlado.
Pueda que estés llorando y si gustas llora, disfruta de este momento de desierto o de silencio de Dios, porque después de esos momentos siempre aparece la respuesta perfecta, esa que no esperábamos pero que es la Dios siempre tuvo para ti.
Quizá lo veas todo nublado en este momento, quizá te sigas sintiendo triste, pero debes de saber que esa tristeza será momentánea, no durara toda la vida, que te hemos de ver sonriendo porque fuiste llamado para gozarte y ser feliz en el Señor y al final eso se cumplirá.
No este triste, regálale una sonrisa al Señor, limpia tu carita y eleva tu mirada al cielo y dile al Señor: “Yo sé que tú tienes el control de mi vida”.
A Dios nada se le escapa, Dios jamás se olvida de ti, El siempre está pendiente de tus necesidades, sabe cuál es tu capacidad de resistencia y por lo tanto esto que estas pasando, es algo que con su ayuda puedes superar.


“¿Por qué estoy desanimado?
¿Por qué está tan triste mi corazón?
¡Pondré mi esperanza en Dios!
Nuevamente lo alabaré,
¡mi Salvador y mi Dios!”

Salmos 42:11 (Nueva Traducción Viviente)

¡NO ESTE TRISTE! ¡DIOS TE HARÁ SONREÍR MUY PRONTO!
Autor: Enrique Monterroza

viernes, 22 de agosto de 2014

Consejos para Crear Espíritu Cristiano en la Familia - 2






PARA AYUDARLES A VIVIR LA GENEROSIDAD

1. Enseñarles desde pequeños que ninguno de los bienes materiales que poseen les pertenece plenamente. No tienen derecho a romper los juguetes que les han regalado.

2. Hacer patente a los hijos que los padres tampoco tenemos como propios estos bienes.

3. Acostumbrarles a cederse mutuamente juegos, útiles de trabajo, libros, etc.

4. Los padres tienen que ser generosos en el tiempo que dedican a sus hijos para ayudarles en el estudio, para descansar con ellos, etc. Es un ejemplo muy importante de entrega a los demás.

5. Los chicos, desde pequeños deben ser generosos con su tiempo. A veces tendrán que dejar un trabajo o el mismo estudio, un encargo, para atender otro más importante.

6. Además de los pequeños servicios que se les solicita para ayudar a la convivencia familiar, es muy adecuado asignar algún cometido fijo, asequible a su edad, que suscite su sentido de responsabilidad y suponga un pequeño vencimiento (detalles de orden material, cuidado de alguna zona de la casa, atención a algún hermano menor, etc.). En todo caso, conviene tener flexibilidad en los encargos. Es más importante fomentar la unidad y el mutuo servicio que el estricto cumplimiento de un encargo concreto.

7. Enseñarles a mirar la Cruz cuando les cueste entregar algo. Al fin y al cabo todo lo que tienen lo han recibido de Dios. La entrega de Cristo en la Cruz es nuestro ejemplo.

8. Desde pequeños hay que sembrar en sus corazones y en su memoria las razones últimas que mueven a un cristiano a comportarse de un modo concreto y determinado.

9. Tener prudencia en las expresiones y conversaciones en las que se ensalza o se añora la consecución de los bienes materiales o los triunfos estrictamente humanos. Especialmente cuando se empieza a abordar el tema de las carreras profesionales.

10. Tener mucha constancia en fomentar la generosidad, aunque parezca que no se avanza nada. En realidad se está encauzando una tendencia natural -el instinto de conservación-,

martes, 19 de agosto de 2014

¿Por Qué Permite Dios Que Vivamos Tiempos Difíciles De Prueba Y Dolor?





Este título es una de las preguntas más comunes en la vida

 Reconocemos que Dios es todopoderoso y que podría prevenir estas pruebas si así lo quisiere. Sin embargo no lo hace con frecuencia. Por lo que debe haber algún propósito o razón divina para no librarnos de estas dificultades.

¿Qué quieres que aprenda? Es una buena pregunta para el Señor, cuando enfrentamos pruebas; porque en cada una de ellas, siempre habrá un propósito de Dios; y si pensamos de que Él está con nosotros, podremos estar firmes en cualquier tormenta de la vida.

En las pruebas y los problemas, el valor real que obtenemos es la sabiduría. Sabiduría para actuar correctamente, tomando en cuenta cada aspecto que hemos aprendido en medio de las situaciones adversas. Las pruebas y problemas nos dan la oportunidad de ver el poder del Dios durante los tiempos difíciles por medio de milagros que solo provienen de Él.

Si entendemos que las situaciones difíciles son para demostrarnos que no podemos vivir separados de Él, podremos vivir una vida cristiana de éxito.

Ahora bien, ¿cómo entender correctamente las pruebas y los problemas y actuar con sabiduría? Aquí te damos diez formas correctas para actuar:

1. Estar convencido de que Dios está en control del tiempo y la intensidad de nuestras pruebas.
2. Darnos cuenta de que Dios tiene un propósito específico en cada prueba.
3. Entender que cada prueba está diseñada para llenar una necesidad específica que Dios ve en nuestras vidas.
4. Aceptar que cada prueba va a tener como resultado nuestro propio bien, si respondemos con fe.
5. Descubrir cómo cada prueba puede fortalecer nuestra fe en el Señor para todo.
6. Regocijarnos en que cada prueba es una oportunidad para que Dios demuestre Su poder para sostenernos.
7. Someternos al desarrollo de un carácter semejante al de Cristo que viene como resultado de nuestras pruebas.
8. Sacar provecho de la utilidad que tienen nuestras pruebas para medir nuestro crecimiento Espiritual.
9. Debemos estar convencidos de que Dios nos acompaña a través de cada paso de la prueba (Hebreos 13:5) y
10. Debemos tener fe en que por el Señor, no tan solo sobreviviremos a las adversidades, sino que saldremos con la victoria en nuestras manos.

Confía en Él…. porque Él está trabajando en este momento en tu vida..

miércoles, 13 de agosto de 2014

Divorcios entre cristianos desde una reflexión ética y bíblica







El tema del divorcio ha generado muchas dificultades entre los lideres, pastores y creyentes. Algunas iglesias cristianas evangélicas se han negado abordar el problema, debido a su marco fundamentalista teologico y biblico, que no permite el diálogo con otras ciencias del conocimiento, pues han tratado de mantener su doctrina "pura", libre de cualquier contaminación. Según ellos, la teologia debe estar sometida a la Palabra, cosa que estoy de acuerdo. Pero, la Biblia misma esta construida por varias culturas, pensamientos filosóficos, teológicos, etc. Otras, en cambio, han tratado el tema y han elaborado una serie de estudios sobre el mismo. Han reflexionado desde la perspectiva ética juridica en diálogo con las ciencias bíblicas y teológicas para asumir una pastoral con los afectados.
El objetivo de este artículo no solo es para "aclarar la posición bíblica del divorcio y como ésta ha sido interpretada a través de la historia de la Iglesia. Sino también aportar luz para una posible "posición de la Iglesia hoy frente a la problemática del divorcio". Las premisas que surgen de este tema son: ¿es permitido el divorcio desde el punto de vista bíblico? ¿Se permite a una persona divorciada casarse de nuevo? ¿Un pastor puede divorciarse y volverse a casar?, estas son preguntas difíciles de responder, porque decir algo sin tener en cuenta a las personas dentro de su contexto y situaciones difíciles, es tratar de valorar las normas éticas cristianas morales.

Nuestra posición ética y desde el evangelio debe seguir el modelo de Jesús que no se reduce a una serie de normas morales. Tampoco debe tener principios ni prejuicios sino seguir a Jesús. Esta debe ser nuestra dinámica, porque a Jesús, dice Paul Lehmann, ha de seguírsele dentro de realidades históricas y cambiantes. El Apóstol Pablo era consciente de esto. Nuestro Apóstol respondía a las diferentes situaciones que surgían en la comunidad cristiana, trataba el problema no con principios normativos sino con consejos concretos, prácticos basados en su propuesta teológica: Libertad, gracia y comunión." Esto nos lleva a preguntarnos individualmente: ¿Qué debemos hacer como miembros de la iglesia del Señor? (1)

 Ahora bien, como lideres, pastores y creyentes, miembros de la iglesia del Señor, que vivimos el problema en nuestras comunidades cristianas latinoamericanas, sentimos la necesidad de abordar el problema y dar respuesta a todas estas preguntas. Dejando de lado, el subjetivismo doctrinario, nuestras propias interpretaciones teologales y bíblicas; nos acercamos al problema desde una ética inclusiva y guiada por el evangelio enseñado por Jesús, que nos llevará a ejercer una pastoral inclusiva sobre el tema del divorcio. Esto no quiere decir que "no ignoramos las diferentes controversias que genera este tema entre nosotros y las diversas maneras de encararlo." (2)

Por lo general, siempre intentamos abordar el problema desde una reflexión bíblica para llegar a una postura acorde a nuestros principios. Es por ello, que quiero partir desde el experto (Pastor, biblista, maestro) en el manejo de los textos bíblicos y el lector común (los creyentes y el público en general) de la Biblia.
Los Pastores y los creyentes de la comunidad: la Biblia
Han de Wit, en su reciente libro titulado Por un solo gesto de amor. Lectura de la Biblia desde una práctica intercultural, nos comparte un modelo de interpretación intercultural, de una nueva forma de leer la Biblia y de cómo el encuentro entre expertos y lectores comunes de la Palabra de Dios pueden tomar forma de una manera profunda y enriquecedora (…). Una práctica en la que la confrontación es organizada y en la que la pregunta esta abierta al diálogo entre experto y lectores comunes. Tomar conocimiento de cómo el otro, en su contexto y en su cultura, lee ese mismo texto que yo mismo leo, pienso y reflexiono sobre x problema. Estas lecturas e interpretaciones individualistas, literalista y fundamentalista han ido socavando el verdadero valor del texto. Por ende, la propuesta del libro de Hans De Wit es tener una ética interpretativa de los textos bíblicos, esto nos ayudará a cambiar esos "modelos interpretativos unilaterales y fundamentalistas de lectura de la Biblia. (3)

Con respecto a la Biblia, nuestro autor en consideración (De Wit), dice: "La Biblia es un libro que contiene una tradición ético - religiosa (tal como lo desarrolla en las páginas de su libro bajo la mirada del gran teólogo y filósofo Emanuel Levinas), es un libro que también quiere entenderse y llegar a ser operativo en la actual situación de globalización y finalmente quiere expresarse sobre la profunda asimetría que caracteriza nuestro mundo." (4)

Hemos aprendido como estudiosos de este libro valioso hacer uso de ella, aprendimos a usar la exegesis como herramienta para comprender el sentido de los textos bíblicos. Es decir, es llegar a involucrarnos en el pensamiento del autor, lo hacemos desde un rigor ético y sagrado que nos lleva a buscar una respuesta correcta a los problemas existenciales de hoy. Esos problemas existenciales que vivimos hoy son: el divorcio, las convivencias de parejas antes del matrimonio, la política y la ley de matrimonios gays, y otros que no hemos tratado acá por tiempo y espacio. Pero, que con el transcurrir de nuestro quehacer pastoral necesitan ser abordados. Es bueno, recordar que el acumular conocimiento especializado como bíblico y que no aporte nada al diálogo, que no logra una vida transformada para todos entonces es inútil. (5)

 Por ende, estamos desafiados desde la ética y del evangelio a buscar una respuesta a esos problemas y preguntarnos: ¿Qué puedo aportar a la práctica de los que hacemos uso de la Biblia y en que manera podemos ser catalizadores en los procesos de transformación social? (6)

Antes de responder a estas preguntas, quisiera que hagamos una relectura histórica de cómo ha sido abordado el problema del divorcio, que nos sirva para "aclarar nuestra posición hoy frente al problema. Comenzaremos definiendo que "el divorcio es la ruptura del vínculo afectivo del amor que unía a una pareja." Ahora pasamos a mirar el divorcio según la perspectiva del Antiguo Testamento.
El divorcio según el Antiguo Testamento
Desde la ruptura de la primera pareja con Dios, el ser humano se vio en la necesidad de "ordenar a la sociedad, a los grupos humanos regular las relaciones entre las personas creando leyes que regulan la unión del hombre con la mujer (matrimonio), así como la separación de éstos (divorcio)." (7)

Es por esa razón que Moisés crea unas normas legales para reglamentar una práctica que existía desenfrenadamente (Deuteronomio 24:1-4). Una forma para frenar esta práctica era evitar el divorcio. Pero, la repudiada tampoco podía contraer matrimonio. Tampoco, ellas podían divorciarse del varón, pues la ley solo le permitía a los hombres poder divorciarse de las mujeres no importaba si fueran nacionales o extranjeras, como vemos en Esdras 10. Como la mujer no tenia estatus social, se sentía como un objeto, que contradicción tenía más valor un animal que ella. Incluso, se le exigió a los "sacerdotes no casarse con mujeres repudiadas." (Levíticos 21:7,14).
El libro de levíticos en el capitulo 18 contiene normas legales en cuanto a la unión conyugal; y en el libro de Deuteronomio, capitulo 24: 1 - 4, encontramos algunas normas legales que regulan el divorcio. Pero, si observamos los capítulos que le presiden se nota que el pasaje sobre el divorcio se encuentra dentro de una sección normativa que regula y protege al débil y al abusado, ver Deut. 23: 16 - 25: 19. Bravo, dice que la prohibición para volverse a casar, después de haber sido despedida por su marido (divorciada). Pero, el versículo que le sigue le da libertad a la mujer divorciada a volverse a casar. El problema surge cuando la mujer al casarse por segunda vez, su segundo marido la despide o se muere (v. 3); su prohibición surge con el primer marido, si se casa con él se vería mal dentro de la sociedad androcéntrica y sexista de la colectividad de varones. Pensar que solo ella generaba impureza o un acto repugnante ante Dios, es considerar que el texto ha sido construido en una estructura excluyente machista. Por eso, considero que el divorcio "era ajena a la cultura hebrea y judía." (8)

 Dios aborrecía la práctica del divorcio según Malaquías 2: 15 - 16. Aquí el consejo radica en el hombre, pues, les llama la atención a los hombres a cuidar de "la promesa que le hicieron a la esposa de su juventud." Y concluye, no sean infieles; pues yo aborrezco al que se divorcia de su esposa y se mancha cometiendo esa maldad." V. 16: el énfasis esta puesto en el hombre y no en la mujer.
El divorcio según el Nuevo Testamento
La ética del Nuevo Testamento apunta a dos aspectos importantes, sobre el contenido de su pensamiento y el comportamiento de la comunidad cristiana primitiva. Hacer esta relectura de esta ética novotestamentaria "es hacer una reflexión retrospectiva del pensamiento y comportamiento de los cristianos de su época para encontrar elementos que nos sirvan para ayudar a transformar nuestro mundo en crisis de valores." (9)

Algunas teologías e iglesias no satisfacen del todo las necesidades de su gente en su contexto, pues lo dejan a merced de la gente o en algunos casos lo espiritualizan demasiado, que los llevan a excluir o condenar a los que se divorcian. Siguen el pensamiento legalista, pero se olvidan de que el pensamiento y el comportamiento en la vida debe ser según el modelo de Jesús.
Nuestro señor Jesucristo era consciente de las desigualdades sociales entre el hombre y la mujer. Pues, Su Padre habría creado a ambos géneros en condiciones igualitarias (Gen. 1: 27 - 29). Su defensa por el género femenino ha sido, en términos latinoamericanos liberadora, porque pone fin, no solo al machismo de su época, sino de todas las épocas de la existencia humana, destruye el poder demoledor del sexo y del eros, del esclavismo, del egoísmo, del deseo de posesión y del sentido de objeto de propiedad de la mujer. Es decir, la mujer vuelve al estado original por lo cual Dios había creado a la mujer. (10)


Por eso, Jesús en una oportunidad fue confrontado ante dos escuelas rabínicas: Hillel y la Sammai. La primera sostenía que el varón podía divorciarse de su mujer por cualquier motivo. Y la segunda, afirmaba que solo habría divorcio por inmoralidad sexual, y permitía al esposo (no la esposa) el divorciarse y casarse de nuevo. Ver Marcos 10: 1 - 12; Mateo 5: 31 - 32; 19: 3 - 9 y Lucas 16: 18. De esta manera, la respuesta de Jesús es aclarar la intención original del matrimonio, una relación indisoluble, Dios los había creado para ser una unidad en si misma, el uno para el otro, en el vínculo del amor, no son dos si no uno según Marcos 10: 6 - 9. De ahí, que el divorcio no tiene lugar, ya que éste es una herramienta jurídica favorable al varón y no a la mujer, pues no tenían estatus social, lo único que les permitía ser respetada por la sociedad varonil era el matrimonio. Es por ello, que Jesús ve que la prohibición del divorcio viene a ser un instrumento de protección jurídico para la mujer y la familia, y asume su radicalismo en la defensa no solo de la mujer sino de la familia. (11)


Esta línea de pensamiento es seguida por el apóstol Pablo y los primero cristianos, aunque a veces pareciera que se contradice en su apreciación al rol de la mujer, que encontramos en la Cartas a los Corintios, en especial 1 Cor. 7: 10 - 17, hay una serie de prohibiciones con respecto al matrimonio, que nos interesa en esta ponencia, que resumo así:
Mujer no se separe del marido y si se separa quédese sin casar
Maridos no abandonar a la mujer
Mujer no abandonar a esposo inconverso
Esposo no abandonar a esposa inconversa
Licencia a separarse si el conyugue desea separarse
Sin embargo, Pablo sigue el pensamiento de su maestro Jesús, quiere proteger a la mujer y a la familia, su postulado fundamental es que en Cristo las fronteras desaparecen, las etnias, las culturas, las ideologías, por eso afirma: que en Cristo ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos somos de Cristo Jesús (Gal.3:28). Este aspecto debemos tener en cuenta cuando hacemos exegesis e interpretamos los textos, de la misma forma en su aplicación hoy.
El divorcio en la historia de la Iglesia
La iglesia en los primeros siglos se nota un fuerte énfasis antidivorcista. Había una pluralidad de criterios interpretativos sobre posibles excepciones. Por lo general, el divorcio era rechazado por Atenágoras, quien consideraba un segundo matrimonio como un adulterio decente, según su interpretación de Mt 19: 9, "no permitiendo abandonar a aquella cuya virginidad uno deshizo, ni casarse de nuevo. El que se separa de su primer mujer, aunque hubiera muerto, es un adultero encubierto, pues traspasa la indicación de Dios, ya que en el principio creó Dios un solo hombre y una sola mujer." (12)

 Hermas y Clemente de Alejandría.
Otro grupo permitía el divorcio en caso de inmoralidad sexual. San Jerónimo, afirma: "Mandó el Señor que no se repudie a la mujer, excepto por razón de fornicación, y de haber sido repudiada, ha de permanecer innupta, ahora bien, lo que se manda a los varones, lógicamente también se aplica a las mujeres. Por lo que no seria lógico repudiar a la mujer y tener que soportar al marido. "El que se une con una ramera, se hace un solo cuerpo con ella (1 Cor. 6: 16) luego por el mismo caso, la que se une con un disoluto, se hace con él un solo cuerpo (…), entre nosotros lo que no es licito a la mujer, tampoco es licito al varón. Podría más fácilmente ser aceptado contraer una especie de sombra del matrimonio, que vivir como ramera bajo la gloria de ser mujer de un solo marido." (13)


Por lo anterior, nos da la sensación que para Jerónimo la idea de ser un adultero es tan terrible, que prefiere en última instancia que esa persona se case por segunda vez. El ve en el divorcio y el segundo matrimonio, no una solución sino un mal menor, entre dos males, que bajo toda circunstancia no tendría aprobación divina de ninguna manera. La posición de Agustín con respecto al divorcio, se debía a su vida turbulenta del pasado, pues sostenía que "Dios bendijo el matrimonio, si la esencia de éste consiste solo en la unión sexual del hombre y la mujer, idéntica es la esencia en los adúlteros y en los casados, pues, en los dos existe unión sexual; y si esto es absurdo, la esencia del matrimonio no consiste solo en la unión sexual (…). Pero, hay otra cosa que pertenecen formalmente a las nupcias; y por ello, el adulterio se distingue del matrimonio, como son la fidelidad conyugal, el cuidado procreador ordenado, y lo que constituye una radical diferencia, es un buen uso del mal, es decir, el buen uso de las concupiscencia de la carne, pues de este mal los adúlteros hacen mal uso." (14)

 Podemos decir, que el divorcio por lo general estaba asociado con el adulterio, este se constituía como la única causa del divorcio.
En la iglesia de la edad media, la posición esta dividida, por un lado la iglesia católica de Roma era muy rigurosa y por otro lado, la iglesia griega (Constantinopla) dentro de sus normas había excepciones y concesiones para permitir el divorcio en algunos casos. Con respecto al divorcio, Santo Tomas sigue los lineamientos de Jerónimo y Agustín a que el uso del sexo debe ser restringido al matrimonio, cuando el propósito que lo impulsa es el de la procreación y da entender que una relación sexual que busque otro fin se convierte en una relación pecaminosa que no ayuda a cultivar la vida espiritual cristiana. Con respecto al divorcio, dice: "en cualquiera de los casos, dígase fornicación o adulterio, queda en manos de los cónyuges el tomar una determinación respecto a su separación, de uno u otro modo la posibilidad de contraer matrimonio por segunda vez queda prohibida, ya que el consorte que se casa de nuevo incurre en pecado de adulterio, mientras su cónyuge viva." Otra causa, que esta de acuerdo Tomas es el no pagar el débito conyugal es causa de separación, pero impide que se vuelvan a casar por la razón antes dicha (15).

 En Europa occidental el antidivorcismo iba en aumento. (16)


El divorcio en la Iglesia de la Reforma
Los reformadores por lo general estaban de acuerdo con el divorcio, solo en caso de inmoralidades sexuales y por abandono injustificado del hogar. Por ejemplo, Martin Lutero afirmaba que el divorcio debía ser aplicado en caso de adulterio, y sugería a las autoridades civiles castigar con pena de muerte al adultero, "por eso mandó Dios en la ley que los adúlteros fuesen apedreados". Otra forma de divorcio es cuando uno de los cónyuges se niega al otro; es decir, no hay relación sexual entre ellos, lo esquiva y no permanece a su lado (17).


La reforma de Lutero permitió romper el velo de la indisolubilidad del matrimonio, porque:
"Esto significó la reaparición de la institución en las naciones que abrazaron el protestantismo, las cuales fueron incorporándola a sus legislaciones. Las teorías acerca de la naturaleza contractual del matrimonio, propugnadas por los filósofos racionalistas del XVIII, se fueron abriendo paso paulatinamente e impregnaron la legislación positiva de países tradicionalmente católicos. Así, el parlamento de Prusia (Landsrecht) lo admitió ampliamente en 1794, dos años después de que en Francia se promulgase la ley de 20 de noviembre, que constituye el principal antecedente de los sistemas modernos. En su texto se fundamenta la admisión del divorcio en la necesidad de proteger el derecho a la libertad individual de los cónyuges, que debe existir tanto para establecer el vínculo como para romperlo. Esta regulación pasó más tarde al Código de Napoleón, que influyó decisivamente en el resto de los ordenamientos europeos. Tan sólo se mantuvo vigente la indisolubilidad del matrimonio en países cuyas normas estaban basadas en la doctrina de la Iglesia Católica (….) (18)


El divorcio en la Iglesia de hoy
Hoy "el divorcio está plenamente admitido e incorporado en la legislación de la mayor parte de los países protestantes"  y católicos, ésta solo lo admite en caso de adulterio, se recurre a la anulación. Al respecto, (19)

Waldo Beach, dice:
"Con respecto al bien y el mal, los aciertos y errores de un divorcio, hay que mirar, por debajo de la maraña de sutilezas legales, las cuestiones éticas que subyacen a la ley. La posición tradicional de la Iglesia Católica Romana como de la derecha religiosa, es que el divorcio es moralmente malo. Porque, para la Iglesia romana el matrimonio es un sacramento, celebrado por la iglesia, y por ende es indisoluble. Por lo tanto, las personas divorciadas que quieren seguir estrictamente los dictámenes de la fe católica no pueden lograr un segundo matrimonio bendecido por un sacerdote. Por supuesto, un matrimonio católico puede ser anulado de forma automática por el tribunal de la Sagrada Romana, con procedimientos largos y complicados, si hay pruebas suficientes de que las condiciones esenciales del matrimonio no eran válidas en el momento de la celebración queda anulado (20).


En cambio, la iglesia evangélica latinoamericana, quien ha sido la defensora del matrimonio y la familia, vive este problema y ha surgido desde adentro de los muros inquebrantables. Pastores, líderes y demás han vivido esta experiencia, otros han conocido al Señor en convivencias de parejas. Han tenido que reflexionar sobre sus accionar hacia estos casos, cosa que ha dividido al pueblo evangélico en grupos que solo aceptan el divorcio por cuestiones inmorales: adulterio, adicción a pornografías, entre otros (iglesias conservadoras, fundamentalistas y renovadas). "Muchos protestantes conservadores, asegura Beach, se oponen al divorcio sobre la base de la prohibición bíblica atribuida a Jesús (Marcos 10: 11 - 12), que establece que aquel que se divorcia de su propio cónyuge comete adulterio. [En otros pasajes de los Evangelios encontramos una excepción: el adulterio]." (21)

.
Otra posición, más abierta, acepta el divorcio por cualquier causa inmorales o por deseo de los contrayentes. Dentro de estos grupos hay una gran diversidad de opiniones en cuanto a los divorciados. Algunos consideran que el divorcio debe ser tratado como cualquier otro pecado. Incluso toman al pie de la letra 1 Timoteo 3: 2, 12 y Tito 1: 6. Y se preguntan ¿deben ejercer ministerios las personas divorciadas? ¿Pueden contraer nuevas nupcias? Alan Walker, respondería a estas preguntas diciendo:
"(...) Jesús repudiaba las respuestas legalistas a todas las preguntas. Y así lo hizo con el divorcio. Elevó toda la cuestión al nivel de los grandes principios morales, espirituales y humanos...A la luz de su comprensión, firmeza y simpatía, ¿cómo aparecen las actitudes de la Iglesia moderna? No encuentro apoyo para la "línea dura" adoptada hacia el divorcio y el nuevo matrimonio por algunas de las grandes iglesias del mundo (...)" (22)


 Hoy los problemas sociales que vive nuestra sociedad como la globalización, el desempleo, la inseguridad, la pobreza, la exclusión, etc., afectan de una manera sorprendente las relaciones humanas, en especial la familia. La iglesia cristiana como esposa de Cristo "se encuentra frente a disyuntivas críticas: la atadura de la ley (social o religiosa), o la libertad de Dios en la expresión del amor y de la reconciliación." Continúa diciendo Bravo: La situación del pecado social e individual en que vive el ser humano nos debe llevar a preguntarnos como miembros del cuerpo de Cristo: ¿es cristiano negar la realidad del divorcio en nuestra sociedad y en la iglesia, imperfectas aún? ¿Es cristiano demandar que las personas vivan en relaciones quebradas y adulteradas por un "amor" diluido, manteniendo una relación de apariencia y negando el "vivir en paz como nos llama el Señor"?" (23)

 Antes de responder, deberíamos considerar las palabras de Severino Croatto & Pietrantonio:
"Una ley de divorcio de por sí no genera permisividad; todo lo contrario, puede profundizar los lazos del amor cuando es real. Mantener la indisolubilidad por ley es una coacción externa, creadora de hipocresía. El amor está en la pareja y no necesita una presión de afuera para sostenerse. La ley regula otros aspectos del matrimonio que resultan socialmente de aquella opción de formar pareja. Con una ley de divorcio habría más coherencia entre el amor real y su expresión legal. Incluso, la posibilidad de la disolución del vínculo -que se supone no es por cualquier motivo- debe suscitar en la pareja una profundización y no una banalización de sus relaciones de amor." (24)


 Estoy de acuerdo con Bravo, cuando considera que "el adulterio no resulta como consecuencia del divorcio. También, puede haber adulterio en una relación conyugal, cuando la relación de pareja está rota - ya hay pecado. "Puede haber algunos muy puros sexualmente, y que ya no aman, y entonces la unión está rota" (25)

. Por lo tanto, están en pecado de adulterio, aunque vivan juntos como marido y mujer, cumpliendo con la ley." (26)

 No queremos hacer del divorcio un motivo de regocijo, pues es algo serio que conlleva una serie de problemas… Si usted sufre, todo el cuerpo de la iglesia sufre, como lo afirma Pablo en 1ª Cor. 12: 26ª).
Toda relación que emprendemos con alguien, siempre nos une el amor, cuando el amor se muere todo se acaba, no hay vuelta a tras. Por eso, tanto la iglesia como la pastoral necesitan tener en cuenta esto, más que seguir farisaicamente una ley por muy bíblica, debemos saber que solo el amor va a permanecer unido esa relación. Dios es amor, lo que él unió en amor de identificación mutua, ningún género humano lo separe. Luego entonces, podemos sostener que lo que Dios no une en amor, al romperse éste vínculo que es la metáfora de la identificación, que lo separe la persona.
De esta manera, no existe ningún indicio bíblico que el matrimonio fuese establecido como una institución divina o sacramento religioso. De esto estaba seguro Juan Calvino, fue el primer teólogo reformado, que afirmo que: "Si bien todos admiten que ha sido instituido por Dios, a ninguno se le ocurrió que fuera sacramento, hasta el tiempo del papa Gregorio VII. La ordenación de Dios es buena y santa, pero también los son los oficios de labradores, albañiles, zapateros y barberos, los cuales, sin embargo, no son sacramento, porque no solamente se requiere para que haya sacramento que sea obra de Dios, sino que además es necesario que exista una ceremonia externa, ordenada por Dios, para confirmación de alguna promesa, ahora bien, que nada semejante existe en el matrimonio." (27)


El termino sacramento significa recordar lo sagrado. Todos sabemos que lo único sagrado es Dios; por lo tanto podemos afirmar que el matrimonio como acto de celebración entre una mujer y un hombre, nos recuerda la presencia del amor entre los cónyuges, que Dios ha formado en su creación, identificado en ese amor: "eres huesos de mis huesos y carne de mi carne." En este sentido, el matrimonio ha sido instituido por Dios mismo, según Calvino, para beneficio del género humano y mejor organización de la sociedad, la estabilidad matrimonial y familiar para la edificación mutua en la iglesia (28).


Después haber reflexionado sobre el tema, desde una perspectiva histórica, teniendo en cuenta la posición teológica de cada época en particular, llegamos a la conclusión que el divorcio es un problema antiguo, ha estado en toda la historia del pensamiento humano. Moisés tuvo que legislar sobre este problema. Mas tarde, Jesús tuvo que enfrentarlo como una cuestión moral. Infortunadamente, dice Alan Walker, el Nuevo Testamento parece poner en boca de Jesús dos respuestas diferentes. Una la encontramos en Marcos 10: 1 - 12 y la otra en Mateo 19: 1 - 12; basar la actitud de Cristo hacia el divorcio en Marcos o en Mateos me parece un error. Jesús solo repudiaba las respuestas legalistas a todas las preguntas. Así lo hizo con el divorcio. Elevó toda cuestión al nivel de los grandes principios morales, espirituales y humanos. En todos los dichos de Jesús sobre el divorcio, reconoce el divorcio de Moisés con grandes limitaciones y el pecado humano hace que el divorcio sea casi inevitable. Por ende, el divorcio no es un impedimento para que la persona divorciada reciba el perdón y recibir la salvación de la vida eterna que Cristo le ofrece.
A la luz de la practica de Jesús de su comprensión, firmeza y simpatía, analicemos nuestras prácticas pastorales y eclesiales con respecto de cómo hemos abordado este problema mayúsculo, ¿cómo aparecen las actitudes de la iglesia moderna?, se pregunta Walker, y responde: "no encuentro apoyo para la "dura" adoptada hacia el divorcio y el nuevo matrimonio por algunas de las grandes iglesias del mundo (29).


Creo que de alguna manera, Jesús sin debilitar el valor divino del matrimonio, ofrecía los ministerios de su gracia en el servicio del matrimonio y comunión a aquellos que "por la dureza de sus corazones" hubieran fallado y pecado. Por manchado y sucios que estemos, él nos ama, vino a esta tierra a morir por ellos y a rehacer sus vidas para que le sigan sirviendo, ellos son los marginados y excluidos de los sistemas legalistas que pululan en las iglesias que condenan y hacen sentir mal a cualquier divorciado. A estas iglesias se les olvida que el amor de Jesús es más transcendente que la ley, su amor pudo más que la ley.
Hacer este aporte desde la ética teológica y del Evangelio al quehacer teológico y a la pastoral de nuestras iglesias evangélicas latinoamericanas es importante para ir derribando paredes y cielos de bronces. Pero creo, "que tal vez la respuesta más útil de nuestras comunidades eclesiales es la práctica de la medicina preventiva. Es decir, no la prohibición del divorcio, sino una guerra ofensiva contra las fuerzas centrifugas de la sociedad, destructiva para la unidad familiar monógama, a través de programas y terapias que fortalezcan los lazos familiares de amor a la familia, de manera que cada vez menos personas lleguen a divorciarse."

Fuente
http://www.monografias.com/

sábado, 9 de agosto de 2014

Reflexión Sobre El Fracaso.-






Cuando parece que he Fracasado… Dios No estuvo conmigo...?

El fracaso no significa que soy un fracasado; significa que todavía no he triunfado.

El fracaso no significa que no he logrado nada; significa que he aprendido algo.
El fracaso no significa que he sido un tonto; significa que tuve suficiente fe para experimentar.

El fracaso no significa que he sido un desgraciado; significa que me atreví a probar.
El fracaso no significa que no lo tengo; significa que lo tengo de una manera diferente.

El fracaso no significa que soy inferior; significa que no soy perfecto.
El fracaso no significa que he desperdiciado mi tiempo; significa que tengo una excusa para comenzar otra vez.

El fracaso no significa que debo darme por vencido; significa que debo tratar con más ahinco.
El fracaso no significa que nunca lo haré; significa que necesito más paciencia.

El fracaso no significa que me has abandonado; significa que debes tener una mejor idea para mí.

Atrevámonos a tratar, los fracasos sólo son lecciones de aprendizaje.
Quien nunca arriesga tampoco logra nada.

"De cierto, de cierto os digo que el que cree en mí, él también hará las obras que yo hago. Y mayores que éstas hará, porque yo voy al Padre. (Juan 14:12).

"Vosotros no me elegisteis a mí, más bien, yo os elegí a vosotros para que llevéis fruto, y para que vuestro fruto permanezca. (Juan 15:16)
"Y todo lo que pidáis en mi nombre, eso haré, para que el Padre sea glorificado. Si me pedís alguna cosa en mi nombre, yo la haré. (Juan 14:13-14).

martes, 5 de agosto de 2014

Promesas de Dios Para los Ancianos






Delante de las canas te levantaras, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová. 
Levítico 19:32

Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, Y hasta ahora he manifestado tus maravillas. Aun en la vejez y las canas, oh Dios no me desampares, Hasta que anuncie tu poder a la posteridad, Y tu potencia a todos los que han de venir. 
Salmo 71:17-18

Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes. 
Salmo 92:14
<
Bendígate Jehová desde Sion. Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida. Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel. 
Salmo 128:5-6

Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de justicia. 
Proverbios 16:31

La gloria de los jóvenes es su fuerza, y la hermosura de los ancianos es su vejez. 
Proverbios 20:29

Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo; yo hice, yo llevaré, yo soportaré y guardaré. 
Isaías 46:4

domingo, 3 de agosto de 2014

Consejos para Crear Espiritu Cristiano en la Familia -1






«En virtud de su dignidad y misión, los padres cristianos tienen el deber específico de educar a sus hijos en la plegaria, de introducirlos progresivamente al descubrimiento del misterio de Dios y del coloquio personal con Él»

A las naturales dificultades que presenta la magna tarea de educar a los hijos, se añaden hoy las que impone un ambiente social secularizado y a menudo hostil a los valores que la fe cristiana descubre. De ahí que sea tan de agradecer un buen consejo que ayude a crear un vigoroso espíritu cristiano en esa Iglesia doméstica que es la familia.


1. Orientarles desde pequeños, en el amor a Cristo Jesus y Su Palabra, la biblia..

2. Cuidar quelos actos de piedad tengan un contenido teológico que vayan entendiendo poco a poco.

3. Los padres deben enseñar a rezar, pero deben explicar también a quién se reza y por qué se reza.

4. No abandonar nunca el "seguimiento" de los niños en las oraciones diarias,y lo que recen al acostarse.

5. Que el rezo en familia se haga con respeto. Cuidar las posturas. No es lo mismo rezar que jugar o ver la tele. La actitud debe ser respetuosa.

7 Acudir con los hijos a la Iglesia, siempre que se pueda. Cuando son pequeños ir explicándoles, poco a poco,,  para que se acostumbren y aprendan a valorarla.

8 Ayudarles a que sean constantes en la oración y demás prácticas de piedad.

9 Ayudarles cuando llegan a los 11-13 años a superar los aspectos humanos, la vergüenza a que les vean rezar. Saber los padres que el ambiente favorece en muchos casos a que los tengan.Estar siempre ate.ntos.