Bucador Google

Búsqueda personalizada

Buscar en este blog

domingo, 17 de noviembre de 2013

¿Estas pasando por una prueba?





"ESCUDRIÑAME, SEÑOR...; EXAMINA MIS ÍNTIMOS PENSAMIENTOS Y MI CORAZÓN..." (Salmo 26:2)

Las pruebas demuestran lo que hayas aprendido. Hasta que no seas probado no sabrás realmente lo que sabes y lo que no sabes. Las pruebas son oportunidades para demostrar nuestra madurez y nuestro potencial. Así que, recuerda que (a) pasarás por pruebas en cada etapa de tu crecimiento; (b) tu objetivo en cada caso deberia ser de pasar la prueba, de otra manera tendrás que pasarla una y otra vez hasta que lo consigas; (c) una prueba viene siempre antes de una promoción; en realidad, te prepara para ella y demuestra que estás listo para manejarla. Si haces trampas o tratas de copiar las respuestas de alguien, puede parecer temporalmente que hayas progresado. Pero eventualmente, el tiempo y las circunstrancias revelarán lo que eres: alguien que no puede manejar lo que manipulaba para conseguirlo; (d) la autopromoción nunca puede sustituir la promoción divina. Por lo tanto, no te precipites delante del Señor; espera, y permítele a que abra la "puerta"; (e) un producto no puede ser utilizado con seguridad y rentabilidad hasta que no haya sido probado a fondo, ni tú tampoco. Dios no es un padre duro de corazón que disfruta viendo la lucha de sus hijos a través de las pruebas de la vida. Si te visitara en persona, probablemente diría: "No me gusta que tengas que pasar por esto, pero es la única manera de probar si estás listo para lo que se te avecina en el futuro. Antes de que pueda usarte grandemente, debo probarte en profundidad". Generalmente, las pruebas del Señor tienen que ver con tu carácter. Y como es el caso de cualquier buen actor en una obra de teatro, eso no tiene nada que ver con el guión; tu trabajo debe ser que "representes tu propio carácter". Independientemente de lo que hagan los demás, sigue el "guión" que Dios tiene para tu vida.

Examinemos algunas de las pruebas que Dios suele usar en nuestro desarrollo:

(1) La prueba de las cosas pequeñas. Esta prueba viene cuando se nos pide que hagamos algo inferior a nuestra capacidad y potencial. Esto demostrará lo fiel que somos con los compromisos y también revelará si realmente estamos listos para responsabilidades mayores. Jesús dijo: "El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel..." (Lc.16:10);


(2) La prueba de los motivos. Esta prueba viene a nosotros cuando hacemos todas las cosas correctamente - pero no necesariamente por los motivos correctos. Es bueno orar; no obstante, Jesús advirtió: "Cuando ores, no seas como los hipócritas, porque ellos aman... ser vistos por los hombres" (Mt.6:5). A veces, hasta no conocemos ni nuestro propios corazones. Es por eso que necesitamos el "espejo" de la Palabra del Señor: "La palabra de Dios... discierne los pensamientos y las intenciones del corazón" (Hebr.4:12). Cuando estés delante de Cristo para ser evaluado y recompensado, la pregunta no será qué hiciste, sino ¿por que lo hiciste?;


(3) La prueba de la mayordomía. Jesús dijo: "Dad y se os dará..." (Lc.6:38). Sólo cuando tu mano esta "abierta", puedes recibir más de parte del Señor. La práctica de dar regularmente te impide ser poseído por lo que posees. El dinero se llama 'moneda corriente' porque se supone que fluye a través tuya. Cuando lo retienes por miedo o por avaricia, limitas lo que Dios quiere darte. ¿Quieres que Él continúe la "corriente" de bendición en tu vida? Entonces, ¡sé como un río, y no como un estanque!


(4) La prueba del "desierto". Esta prueba viene cuando nos sentimos espiritualmente secos y nuestro nivel de alegría está muy bajo. Ella revela nuestra capacidad de adaptarnos a la adversidad y el cambio, resultando en que entremos en un nuevo nivel de crecimiento. Demuestra que somos capaces de funcionar bien incluso cuando la vida no es muy divertida en esos momentos. "...te hizo caminar por un desierto grande y espantoso... probándote, para a la postre hacerte bien..." (Deut.8:15-16b). La prueba del "desierto" consiste en que nos rindamos al dolor a corto plazo, confiando en que, al final producirá un beneficio a largo plazo;


(5) La prueba de la credibilidad. Nada es más importante que tu confianza ante Dios y tu credibilidad ante la gente. Cuando Lot trató de rescatar a sus yernos de la destrucción de Sodoma, "...sus yernos pensaron que bromeaba" (Gn.19:14:b). Probablemente habían visto el trato egoísta que él tuvo con su tío Abraham, se habían enterado acerca de sus transacciones de negocio sospechosos (lee Génesis 13:1-11), y como consecuencia, él perdió su credibilidad cuando más importante era. ¿Te pasa esto a ti también?;


(6) La prueba de la autoridad. Antes de que Pablo llevara el evangelio a los gentiles fue primero a Jerusalén y expuso su plan a los apóstoles, pidiéndoles su bendición. No tenia la actitud de "Nadie va a decirme lo que debo hacer". Dios puso a David bajo un líder cretino llamado Saúl. Es horrible saber que tu jefe quiere matarte (lee 1 Samuel 18:11), pero puedes aprender tanto de los errores de un fracaso como de los logros de una proeza. Porque David se sometió a Saúl, se cualificó para sentarse sobre su trono. ¿Quieres ser un líder? Aprende a ser un seguidor, y ¡sometete!


(7) La prueba de la ofensa. Jesús dijo: "Imposible es que no vengan tropiezos..." (Lc.17:1). Así que, ¡preparate! Los que lideran siempre reciben lo peor de la crítica despiadada. La "linea de combate" no es ningún lugar para el caprichoso o el cobarde. Así que, ¿qué vas a hacer cuando vengan las ofensas? ¿Ponerte furioso, para no llegar a ninguna parte, vengarte, para entrar en problemas, o superarlo, practicando el perdón? "...perdonad, si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los Cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas" (Mc.11:25)


(8) La prueba de la lucha espiritual. Esta prueba es para los que pretenden ser fuertes en la fe pero demuestran ser débiles en la lucha. "Luego que el fraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca, pues dijo Dios: 'Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y regrese a Egipto'" (Ex.13:17). Ahora bien, no has sido llamado para ser insensible y áspero pero si vale la pena perseguir tu destino, también vale la pena luchar por él. Por lo tanto, ¡endurécete! Estamos en un campo de batalla, y ¡no en un camino de rosas! Cada día debes tratar al enemigo usando cada arma espiritual que esté a tu disposición. Si no lo haces, él te robará todas las bendiciones que el Señor te ha dado, incluyendo tu identidad, tu testimonio, tu integridad, tu familia, tu llamada y tu futuro. Esta prueba demostrará tu capacidad de seguir con tu visión incluso cuando estés experimentando decepción y oposición. Por eso, recuerda que el nivel del ataque es el mejor indicador en cuanto al nivel de la bendición que te espera más allá del ataque.


(9) La prueba del tiempo. Esta prueba tiene dos dimensiones: una revela la fuerza del impacto que tenga tu vida y la otra su longitud. Cada una exige que "pongas tu firma" con excelencia debajo de todo lo que emprendas. Todavia funciona la luz eléctrica aun cuando Edison haya abandonado el "edificio". Aún se está cuidando de los necesitados, aunque el general Booth (el fundador del Ejército de la Salvación) esté bajo la tierra. Ahora bien, es posible que tu "legado" no alcance esas alturas, pero tu influencia puede seguir despúes de la muerte. Y la prueba del tiempo tiene una segunda dimensión, una que es eterna. Como vives tu vida hoy, determinará tus recompensas y posición en el Cielo: "...la obra de cada uno se hará manifiesta... La obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará" (1.Cor.3:13);


(10) La prueba del Señorio. Simón Pedro pasó esta prueba obedeciendo una instrucción que pareció no tener sentido en absoluto. Jesús le dijo: "'Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar'. Respondiendo Simón, le dijo: 'Maestro, toda la noche hemos estado trabajando y nada hemos pescado; pero en tu palabra echaré la red'. Cuando lo hicieron, recogieron tal cantidad de peces que su red se rompía" (Lc.5:4b-6). En primer lugar, Pedro intentó pescar solo, y fracasó. Después trató de hacerlo con Jesús, y tuvo éxito. El mismo pescador, el mismo barco, y las mismas redes. ¿Qué es lo que había cambiado? Pedro estaba dispuesto a hacerlo de la manera que lo hizo el Señor. Si quieres alcanzar el buen éxito, dirígite a Dios, escucha a lo que Él tiene que decirte - y ¡hazlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario