Bucador Google

Búsqueda personalizada

Buscar en este blog

sábado, 28 de diciembre de 2013

Versiculos que Motivan tu Vida





Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. Juan 15:7


Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Mateo 25.21.


Porque no nos ha dado Dios, espíritu de cobardía, sino de poder, de amor yde dominio propio. 2 Timoteo 1:7


No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Diosque te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra demi justicia. Isaías 41:10


Ecl.8.5. El que guarda el mandamiento no experimentará mal; y el corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio.

Jos.1.9. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas

.
Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.Isaías 26:3


Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido. Juan 16.2


Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. Filipenses 4:19


Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo. Isaías 41:13


Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7


Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.  Salmos 37:3-5


Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides Deuteronomio 31:8


Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste. Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado,
Y seré salvo de mis enemigos. 2 Samuel 22:2-4


La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. Juan 14:27

lunes, 2 de diciembre de 2013

No Te Rindas…






Un hombre fue atrapado y lanzado en un foso de unos 13 metros de profundidad, tan sólo por ser un extraño. Luchó por salir del foso pero entre más lo intentaba, más débiles se tornaban sus músculos. Se dijo así mismo: “No sé como salir de esta; quizá debiera sólo morir en vez de soportar estas miserables luchas y penalidades”.

Justo entonces, oyó una voz gritando: “¡Ayúdenme!” Los gritos venían de otro foso que tenía 3 metros más de profundidad que el suyo. Pensó para sí mismo: “Así que hay alguien más como yo atrapado aquí también”.

Al escuchar con cuidado, oyó algún resquebrajamiento y arena cayendo del muro del foso de la otra víctima. Inmediatamente se hizo de valor y con las últimas fuerzas que le quedaban, comenzó a arrastrarse poco a poco hasta salir del foso.

Moraleja de la historia:

Ese dolor que pensamos estar pasando… hay gente en peor condición que la nuestra. Siempre digámonos algo dulce a nosotros mismos y sonriámosle a nuestros sufrimientos. Déjeles ser; están allí por un tiempo y también para desafiarnos. Hoy pudiera ser la hora más oscura pero nuestro gozo vendrá en la mañana.

Intentemos animarnos… mirémonos en el espejo, golpeémonos el pecho y digámonos: “Puedo lograrlo y pasar la prueba del tiempo”.

Siempre intentemos enfrentar nuestro peor temor porque nada viene fácil. Necesitamos sentirnos incómodos para llegar a nuestra zona de comodidad. ¡Pensemos en grande!

Ekerette Festus, copyright 2012

Fuente: www.motivateus.com

Si bien no siempre tendremos en nosotros mismos toda la capacidad para alcanzar lo que nos proponemos, lo cierto es que si no lo intentamos, de seguro que no lo haremos.

La vida es mucho más que el alcance de nuestras metas; en realidad trata de nuestra travesía intentando alcanzarlas. Si bien no siempre alcanzaremos todas las que nos propongamos, disfrutaremos y aprenderemos—y a final de cuentas, viviremos—intentándolo.

Quien no se atreve y arriesga, no sólo jamás logrará nada, sino que simplemente no vivirá… sino que meramente vegetará.

Así que, pensemos en grande, permitiendo al Señor ayudarnos a alinearnos con Sus planes para nuestras vidas y adelante.

Que Dios les bendiga.

Raúl Irigoyen

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Por qué perdonar






Por qué perdonar. La pregunta tiene su lógica: si es tan difícil perdonar, al menos ciertas ofensas, ¿qué necesidad tenemos de hacerlo?; ¿vale la pena?, ¿qué beneficios trae consigo el perdón?; en definitiva, ¿por qué habremos de perdonar?

El primer motivo que probablemente vendrá a la mente es que, cuando perdonamos, nos liberamos de la esclavitud producida por el odio y el resentimiento, para recobrar la felicidad que había quedado bloqueada por esos sentimientos. Algo que ayudaría muchísimo es darme cuenta que sentir el resentimiento hacia otra persona, he depositado mi felicidad en las manos de esa persona. Le he conferido un poder muy real hacia mí. Volveré a ser libre cuando tome en mis manos la responsabilidad de mi propia felicidad.
Esto normalmente quiere decir que debo perdonar a la persona que resiento. Debo liberar a esa persona de la deuda real o imaginaria que me debe y debo liberarme a mí mismo del elevado precio del constante resentimiento.

También tiene mucho sentido perdonar en función de nuestras relaciones con los demás. Las diferencias con las personas que tratamos y queremos forman parte ordinaria de esas relaciones. Algunas veces, tales diferencias pueden convertirse en agravios, que duelen más cuando provienen de quienes más queremos: los padres, los hijos, el propio conyugue, los amigos o las amigas. Si existe la capacidad y disposición de perdonar, estas situaciones dolorosas se superan y se recobra el amor a la amistad. En cambio, sino se perdonan, el amor se enfría o, incluso, puede quedar convertido, en odio; y la amistad, con todo el valor que encierra, puede perderse para siempre.

Además de estos motivos humanos para perdonar, existen rezones que podríamos llamar sobrenaturales, porque derivan de nuestra relación con Dios. De ninguna manera se contraponen a las anteriores, sino que las refuerzan y complementan. Hay algunas situaciones extremas en las que los argumentos humanos resultan insuficientes para perdonar, y entonces, se hace necesario recurrir a este otro nivel trascendente para encontrar el apoyo que falta. ¿Cuáles son estas razones?

Dios nos ha hecho libres y, por tanto, capaces de amarle o de ofenderle mediante el pecado. Si optamos por ofenderle, Él nos puede perdonar si nos arrepentimos, pero para ella ha establecido una condición: que antes perdonemos nosotros al prójimo que nos haya agraviado. Así lo repetimos en la oración del padre nuestro:”Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Podríamos preguntarnos porque Dios condiciona su perdón a que nosotros perdonemos y, aún más, nos exige que perdonemos a nuestros enemigos incondicionalmente, es decir, aunque éstos no quieran rectificar. Lógicamente Dios no pretende dificultarnos el camino y siempre quiere lo mejor para nosotros. Él desea profundamente perdonarnos, pero su perdón no puede penetrar en nosotros sino modificamos nuestras disposiciones. Al negarnos a perdonar a nuestros hermanos y hermanas, el corazón se cierra, se endurece y se lo hace impenetrable al amor misericordioso del padre. Dios respeta nuestra libertad. Condiciona su intervención a nuestra libre apertura para recibir su ayuda. Y la llave que abre el corazón para que el perdón divino pueda entrar es el acto de perdonar libremente a quien nos ha ofendido, no sólo alguna vez, aisladamente, sino incluso de manera reiterativa.
Porque tal vez no es tan difícil perdonar sólo una gran ofensa. ¿Pero cómo olvidar las provocaciones incesantes de la vida cotidiana?, ¿cómo perdonar de manera permanente a una suegra dominante, a un marido fastidioso, a una esposa regañona, a una hija egoísta o a un hijo mentiroso? A mi modo de ver, sólo es posible conseguirlo recordando nuestra situación, comprendiendo el sentido el sentido de estas palabras en nuestras oraciones de cada noche: “perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Sólo en estas condiciones podemos ser perdonados.
Además Jesús insistió muchas otras veces en la necesidad del perdón. Cuando Pedro le pregunta si hay que perdonar hasta siete veces, le contesta que hasta setenta veces siete, indicando con la respuesta que el perdón no tiene límites; pidió perdonar a todos, incluso a los enemigos, y a los que devuelven mal por bien. Para el cristiano, estas enseñanzas constituyen una razón poderosa a favor del perdón, pues están dictadas por el maestro.

Pero Jesús que es el modelo a seguir para quien tiene fe en él, no sólo predicó el perdón sino que lo practicó innumerables veces. En su vida encontramos abundantes hechos en los que se pone de manifiesto su facilidad para perdonar, lo cual es probablemente la nota mejor que expresa el amor que hay en su corazón: Por ejemplo mientras los escribas y fariseos acusan a una mujer sorprendida en adulterio, Jesús la perdona y le aconseja que no peque más; cuando le llevan a un paralítico en una camilla para que lo cure, antes le perdona sus pecados; cuando Pedro lo niega por tres veces, a pesar de las advertencias, Jesús lo mira, lo hace reaccionar y no solamente le perdona, sino que le devuelve toda confianza, dejándole al frente de la Iglesia. Y el momento culminante del perdón de Jesús tiene lugar en la cruz, cuando eleva su oración por aquellos que le están martirizando: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.

La consideración de que el pecado es una ofensa a Dios, que la ofensa adquiere dimensiones infinitas por ser Dios el ofendido, y a pesar de ello Dios perdona nuestros pecados, cuando ponemos lo que está de nuestra parte, nos permite ver la desproporción tan grande que existe entre ese perdón divino y el perdón humano. Por eso resulta muy lógico el siguiente consejo: “Esfuérzate, si es preciso, en perdonar siempre a quienes te ofendan, desde el primer instante, ya que, por grande que sea el perjuicio o la ofensa que te hagan, más te perdona Dios a ti”. Y este “más” incluye el aspecto cuantitativo, es decir las innumerables veces que hemos ofendido a Dios y Él ha estado dispuesto a perdonarnos. Por eso, este argumento tiene valor perenne, cualquiera que sea la magnitud de la ofensa que hayamos recibido, y el número de veces que hemos sido agraviados.

Hasta donde perdonar

Hay ofensas que parecerían imperdonables por su magnitud, por recaer en personas inocentes o por las consecuencias que de ellas se derivan. Humanamente hablando no encontraríamos justificación suficiente para perdonarlas, y es que el perdón no se puede entender, en toda su dimensión y en todos los casos, con esquemas sólo humanos. Sólo desde la perspectiva de Dios podemos comprender que incluso lo que parece imperdonable puede ser perdonado, porque “no hay límite ni medida en el perdón, especialmente en el divino”. El hombre si realmente desea perdonar, debe vincularse a Dios. Sólo así se explica, por ejemplo, el testimonio de Juan Pablo II que sacudió a la humanidad cuando, a los pocos días del atentado del 13 de mayo de 1981, en cuanto salió del hospital, visitó personalmente a su agresor, Ali Agca, lo abrazó, y posteriormente comentó: “Le he hablado como se le habla a un hermano que goza de mi confianza, y al que he perdonado”.

Esta universalidad del perdón incluye también aquellas ofensas que más nos cuestan perdonar: las que padecen las personas que más amamos. Emocionalmente experimentamos en estos casos que, si perdonamos a quienes han cometido el abuso, estamos traicionando el afecto que sentimos hacia la persona ofendido. Pero una vez más será preciso no dejarse llevar por el sentimiento y tratar de distinguir el afecto que sentimos hacia ese ser querido, y la acción de perdonar. Y en la medida de nuestras posibilidades procuraremos concretar el amor buscando el bien de ambas partes: de quien ha recibido la ofensa y amamos naturalmente, mediante la ayuda y el afecto que le convenga, de quien ha cometido la ofensa, a través del correctivo que le facilite rectificar su conducta.

La ausencia de límites y medida en el perdón incluye también volver a perdonar cada vez que la ofensa se repita. La frese de Jesús, “hasta setenta veces siete”, tiene este sentido. Perdonar siempre significa que cada vez que se repite el perdón es como si fuera la primera vez. Porque lo pasado ya no existe. Porque todas las ofensas anteriores fueron anuladas y todas han sido borradas del corazón.

No Confundir el Perdón con la Codependencia

Es cierto que debemos perdonar "hasta 70 veces siete", es una realidad que debemos perdonar todas las veces que somos ofendidos. Sin embargo, también debemos ser cautelosos y conscientes de la dignidad de nuestra persona, de la protección y la salvaguarda de nuestra integridad, así como de la protección y salvaguarda de la integridad de personas que están a nuestro cuidado. Es importante cancelar una deuda moral, pero esto no significa que debamos exponernos a un peligro constante y latente.

Cuando una persona agrede repetidamente de una manera violenta y física a nosotros o a personas que estén a nuestro cuidado, tal vez como efecto de alguna adicción padecida por el agresor, es importante cancelar la deuda moral para estar en paz con aquella persona y con Dios, así como con nosotros mismos, pero es preciso tomar las precauciones y medidas que sean necesarias para nuestra protección. Incluso si es necesario, apartándonos del agresor y hasta rompiendo la relación con esta persona que puede resultar peligrosa.

No debemos confundir el "perdonar 70 veces siete" con una actitud de codependencia, en la que dependemos para vivir como una adicción, de una persona que nos agrede y nos pone en riesgo. Debemos recordar que Dios quiere que perdonemos en primer lugar por nuestro propio bien, para que no carguemos con ese peso del resentimiento que nubla nuestra paz interior y nuestra relación con otros y con Dios mismo. Al mismo tiempo, Dios quiere que se respete nuestra integridad.


Reflexión final:

Si perdonas en nombre de Cristo, debes hacerlo como Él. ¡Qué difícil! Pero hay que intentarlo porque Cristo quiere perdonar, y el hombre necesita ser perdonado, y tú puedes dar ese perdón.

No te canses de perdonar como Cristo, aunque falte mucho para igualar al modelo; no te canses y si además lo tratas de hacer como Él lo haría, ¡mil veces!

Necesitan tus hermanos sentir la mano de Cristo en el hombro, el beso de Dios en la frente; la mano que enjuga las lágrimas. Tú eres esa mano y ese beso de Dios; intenta hacerlo como Dios. Si perdonas como Él, te perdonarán; si enjugas lágrimas con idéntica ternura, ellos te amarán; si les besas en la herida purulenta, sanarán.

¡Qué difícil! Pero tienes que intentarlo, aunque al principio no te salga igual; intenta hasta que seas de verdad ese Cristo en la tierra, ese Cristo que los hombres odian, y que, sin embargo, necesitan más que el pan y el vino. Te necesitan, no te escondas de ellos, aunque sólo en el cielo te lo agradezcan.

Tu corazón debe acostumbrarse a amar y hacerlo con gusto y con amor; tu corazón debe aprender a perdonar, a perdonar mucho, a perdonar con amor. Si perdonas en nombre de Cristo, debes hacerlo como Él.

domingo, 17 de noviembre de 2013

¿Estas pasando por una prueba?





"ESCUDRIÑAME, SEÑOR...; EXAMINA MIS ÍNTIMOS PENSAMIENTOS Y MI CORAZÓN..." (Salmo 26:2)

Las pruebas demuestran lo que hayas aprendido. Hasta que no seas probado no sabrás realmente lo que sabes y lo que no sabes. Las pruebas son oportunidades para demostrar nuestra madurez y nuestro potencial. Así que, recuerda que (a) pasarás por pruebas en cada etapa de tu crecimiento; (b) tu objetivo en cada caso deberia ser de pasar la prueba, de otra manera tendrás que pasarla una y otra vez hasta que lo consigas; (c) una prueba viene siempre antes de una promoción; en realidad, te prepara para ella y demuestra que estás listo para manejarla. Si haces trampas o tratas de copiar las respuestas de alguien, puede parecer temporalmente que hayas progresado. Pero eventualmente, el tiempo y las circunstrancias revelarán lo que eres: alguien que no puede manejar lo que manipulaba para conseguirlo; (d) la autopromoción nunca puede sustituir la promoción divina. Por lo tanto, no te precipites delante del Señor; espera, y permítele a que abra la "puerta"; (e) un producto no puede ser utilizado con seguridad y rentabilidad hasta que no haya sido probado a fondo, ni tú tampoco. Dios no es un padre duro de corazón que disfruta viendo la lucha de sus hijos a través de las pruebas de la vida. Si te visitara en persona, probablemente diría: "No me gusta que tengas que pasar por esto, pero es la única manera de probar si estás listo para lo que se te avecina en el futuro. Antes de que pueda usarte grandemente, debo probarte en profundidad". Generalmente, las pruebas del Señor tienen que ver con tu carácter. Y como es el caso de cualquier buen actor en una obra de teatro, eso no tiene nada que ver con el guión; tu trabajo debe ser que "representes tu propio carácter". Independientemente de lo que hagan los demás, sigue el "guión" que Dios tiene para tu vida.

Examinemos algunas de las pruebas que Dios suele usar en nuestro desarrollo:

(1) La prueba de las cosas pequeñas. Esta prueba viene cuando se nos pide que hagamos algo inferior a nuestra capacidad y potencial. Esto demostrará lo fiel que somos con los compromisos y también revelará si realmente estamos listos para responsabilidades mayores. Jesús dijo: "El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel..." (Lc.16:10);


(2) La prueba de los motivos. Esta prueba viene a nosotros cuando hacemos todas las cosas correctamente - pero no necesariamente por los motivos correctos. Es bueno orar; no obstante, Jesús advirtió: "Cuando ores, no seas como los hipócritas, porque ellos aman... ser vistos por los hombres" (Mt.6:5). A veces, hasta no conocemos ni nuestro propios corazones. Es por eso que necesitamos el "espejo" de la Palabra del Señor: "La palabra de Dios... discierne los pensamientos y las intenciones del corazón" (Hebr.4:12). Cuando estés delante de Cristo para ser evaluado y recompensado, la pregunta no será qué hiciste, sino ¿por que lo hiciste?;


(3) La prueba de la mayordomía. Jesús dijo: "Dad y se os dará..." (Lc.6:38). Sólo cuando tu mano esta "abierta", puedes recibir más de parte del Señor. La práctica de dar regularmente te impide ser poseído por lo que posees. El dinero se llama 'moneda corriente' porque se supone que fluye a través tuya. Cuando lo retienes por miedo o por avaricia, limitas lo que Dios quiere darte. ¿Quieres que Él continúe la "corriente" de bendición en tu vida? Entonces, ¡sé como un río, y no como un estanque!


(4) La prueba del "desierto". Esta prueba viene cuando nos sentimos espiritualmente secos y nuestro nivel de alegría está muy bajo. Ella revela nuestra capacidad de adaptarnos a la adversidad y el cambio, resultando en que entremos en un nuevo nivel de crecimiento. Demuestra que somos capaces de funcionar bien incluso cuando la vida no es muy divertida en esos momentos. "...te hizo caminar por un desierto grande y espantoso... probándote, para a la postre hacerte bien..." (Deut.8:15-16b). La prueba del "desierto" consiste en que nos rindamos al dolor a corto plazo, confiando en que, al final producirá un beneficio a largo plazo;


(5) La prueba de la credibilidad. Nada es más importante que tu confianza ante Dios y tu credibilidad ante la gente. Cuando Lot trató de rescatar a sus yernos de la destrucción de Sodoma, "...sus yernos pensaron que bromeaba" (Gn.19:14:b). Probablemente habían visto el trato egoísta que él tuvo con su tío Abraham, se habían enterado acerca de sus transacciones de negocio sospechosos (lee Génesis 13:1-11), y como consecuencia, él perdió su credibilidad cuando más importante era. ¿Te pasa esto a ti también?;


(6) La prueba de la autoridad. Antes de que Pablo llevara el evangelio a los gentiles fue primero a Jerusalén y expuso su plan a los apóstoles, pidiéndoles su bendición. No tenia la actitud de "Nadie va a decirme lo que debo hacer". Dios puso a David bajo un líder cretino llamado Saúl. Es horrible saber que tu jefe quiere matarte (lee 1 Samuel 18:11), pero puedes aprender tanto de los errores de un fracaso como de los logros de una proeza. Porque David se sometió a Saúl, se cualificó para sentarse sobre su trono. ¿Quieres ser un líder? Aprende a ser un seguidor, y ¡sometete!


(7) La prueba de la ofensa. Jesús dijo: "Imposible es que no vengan tropiezos..." (Lc.17:1). Así que, ¡preparate! Los que lideran siempre reciben lo peor de la crítica despiadada. La "linea de combate" no es ningún lugar para el caprichoso o el cobarde. Así que, ¿qué vas a hacer cuando vengan las ofensas? ¿Ponerte furioso, para no llegar a ninguna parte, vengarte, para entrar en problemas, o superarlo, practicando el perdón? "...perdonad, si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los Cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas" (Mc.11:25)


(8) La prueba de la lucha espiritual. Esta prueba es para los que pretenden ser fuertes en la fe pero demuestran ser débiles en la lucha. "Luego que el fraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca, pues dijo Dios: 'Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y regrese a Egipto'" (Ex.13:17). Ahora bien, no has sido llamado para ser insensible y áspero pero si vale la pena perseguir tu destino, también vale la pena luchar por él. Por lo tanto, ¡endurécete! Estamos en un campo de batalla, y ¡no en un camino de rosas! Cada día debes tratar al enemigo usando cada arma espiritual que esté a tu disposición. Si no lo haces, él te robará todas las bendiciones que el Señor te ha dado, incluyendo tu identidad, tu testimonio, tu integridad, tu familia, tu llamada y tu futuro. Esta prueba demostrará tu capacidad de seguir con tu visión incluso cuando estés experimentando decepción y oposición. Por eso, recuerda que el nivel del ataque es el mejor indicador en cuanto al nivel de la bendición que te espera más allá del ataque.


(9) La prueba del tiempo. Esta prueba tiene dos dimensiones: una revela la fuerza del impacto que tenga tu vida y la otra su longitud. Cada una exige que "pongas tu firma" con excelencia debajo de todo lo que emprendas. Todavia funciona la luz eléctrica aun cuando Edison haya abandonado el "edificio". Aún se está cuidando de los necesitados, aunque el general Booth (el fundador del Ejército de la Salvación) esté bajo la tierra. Ahora bien, es posible que tu "legado" no alcance esas alturas, pero tu influencia puede seguir despúes de la muerte. Y la prueba del tiempo tiene una segunda dimensión, una que es eterna. Como vives tu vida hoy, determinará tus recompensas y posición en el Cielo: "...la obra de cada uno se hará manifiesta... La obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará" (1.Cor.3:13);


(10) La prueba del Señorio. Simón Pedro pasó esta prueba obedeciendo una instrucción que pareció no tener sentido en absoluto. Jesús le dijo: "'Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar'. Respondiendo Simón, le dijo: 'Maestro, toda la noche hemos estado trabajando y nada hemos pescado; pero en tu palabra echaré la red'. Cuando lo hicieron, recogieron tal cantidad de peces que su red se rompía" (Lc.5:4b-6). En primer lugar, Pedro intentó pescar solo, y fracasó. Después trató de hacerlo con Jesús, y tuvo éxito. El mismo pescador, el mismo barco, y las mismas redes. ¿Qué es lo que había cambiado? Pedro estaba dispuesto a hacerlo de la manera que lo hizo el Señor. Si quieres alcanzar el buen éxito, dirígite a Dios, escucha a lo que Él tiene que decirte - y ¡hazlo!

jueves, 14 de noviembre de 2013

Un abrazo de Amor y Consuelo si Has Estado LLorando Este Día ....






Si este día has llorado, Jesús conoce el porqué de tus lágrimas. Él es soberano. La soledad duele y aún más cuando los que dicen amarte se van, te olvidan, dejándote fatigado y sin consuelo. Pero no hay nada que esté fuera de su control en tu vida si tú has creído en Él.
Yo sé que dentro de ti puedes entender el lenguaje de amor de tu padre celestial. El sonido de su voz es inconfundible para tu alma. La voz que antes ha calmado tu dolor. Es el mismo de ayer, el que te da alegría y fortaleza hoy. Si escuchas este día su voz no te escondas de Él ni endurezcas tu corazón. Este es el amor que necesitas, el amor que te ha venido a buscar. Es tuyo.
Eres hija, hijo del altísimo. Él te defiende, Él te cuida y aunque hay situaciones que parecen difíciles, Él hará que todo obre para bien.
Primeramente, para gloria de su nombre y porque no te dejará desamparada, nunca, nunca, nunca. Estas palabras Él te las habla quitando así las lágrimas que salen de tu corazón:
Yo soy tu Dios, el Alfa y Omega, el Principio y el Fin, con gran gozo llenaré tu alma y por la mañana vendrá tu libertador, tu abogado, tu guerrero protector. Amada mía, yo soy…
Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados

Mateo 5:7

domingo, 10 de noviembre de 2013

¿Como superar una situación difícil?





Hay circunstancias en nuestra vida que pasan muchas veces permitidas por Dios y otras a causa de nuestra desobediencia y malas acciones. Las situaciones difíciles que más podemos afrentar son: Escasez económica, Falta de trabajo (desempleo), Problemas con tu pareja, Problemas con tu familia, problemas con los hermanos de la iglesia o congregación, etc.

¿Qué podemos hacer frente a un problema?
Imagínate lo que paso por la mente del pueblo de Israel, cuando salieron de Egipto y el faraón venia detrás de ellos. No tenían ningún lugar para escapar, frente a ellos estaba el Mar Rojo y tras de ellos el faraón con todo su ejercito, listo para matarlos. Dios quería que ellos estuvieran en una situación así, para mostrar su gloria. Todos sabemos que el Mar Rojo se abrió y el pueblo de Israel paso en medio de él.  Pero antes de que esto pasará, el pueblo tuvo que ser afligido a tal forma que pensaba que moriría.


 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. Santiago 1:2-4 


Cuando las cosas están mal, nos centramos tanto en nuestro problema y olvidamos que tenemos un Dios tan grande y poderoso. Que puede cambiar nuestra situación de un momento a otro. No seas pesimista, los cristianos siempre se caracterizan por ser positivos y siempre confiar en Dios. Todo lo que pase en tu vida tiene un propósito y Dios tiene el control de tu situación. Recuerda no puedes ver un arco iris, sin antes vivir una gran tormenta. Dios no puede bendecir tu vida, sin antes probar si verdaderamente esta preparado.

 Los Cristianos debemos tener una actitud positiva ante las situaciones difíciles que se nos presenten
Fe en los tiempos difíciles
Me impresiona grandemente la forma en que David (el escritor de todos los salmos), se expresa ante Dios, cuando esta pasando tiempos difíciles. Él, le dice a Dios: Tu eres mi amparo y mi fortaleza, mi pronto auxilio en las tribulaciones. Salmo 46:1.   Este es un gran ejemplo para cuando nosotros estemos en problemas. No dejes que tus aflicciones sean un motivo para apartarte de Dios. Al contrario has que tus problemas te acerquen a Dios para que el glorifique su nombre en tu vida.
Consejos rápidos
Cuando estés pasando por una dificultad lee el libro de Salmos y encontraras mucha ayuda. No pases tiempo solo, pídele en oración a Dios que te ayude a superar tu situación. Si puedes ayunar este es un momento para hacerlo. Debes rodearte de las personas que te tienen cariño (amigos, hermanos de la iglesia, familia). Se paciente y veras como Dios resuelve todos las situaciones difíciles y problemas que tengas en tu vida.

jueves, 31 de octubre de 2013

Un plan para mantener tu alma en forma







(b) No seas un “soldado solitario”. No es una casualidad que el Antiguo Testamento contenga la historia del pueblo de Dios y que las epístolas fueran escritas a congregaciones. Crecemos al relacionarnos y no cuando nos aislamos;
(c) Vigila tu manera de pensar: “El ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz...” (Romanos 8:6). Practica la “administración mental”;

(d) Acuéstate y despiértate sumergido/a en gratitud. Esto transformará tu día. “Dad gracias en todo...” (1 Tesalonicenses 5:18);

(e) Rehuye de todo lo que te distraiga del Señor. Tira la lectura basura que tengas y si tienes agallas, haz lo mismo con la televisión;

(f) Que nunca te falte misericordia. Philip Yancey escribió: “Me maravillo ante la humildad de Dios queriendo vivir dentro de sus criaturas imperfectas... ¿Muestro yo la misma actitud hacia las personas con las que no estoy de acuerdo?;

(g) Sé específico y no vuelvas a generalizar cuando hables de tu fe. Pablo no se avergonzó del evangelio (lee Romanos 1:16), ni tú tampoco deberías;

(h) Sé amable con las personas que te molestan. El Señor también las eligió a ellas. Algunas veces es más fácil ser gentil con no creyentes que con cristianos rígidos y moralistas. Pero eso sólo te hace ser tan sentencioso como ellos;

(i) Perdona a los que te han herido. Albergar odio dificulta la sanidad, así que, lleva tus heridas a Dios.

martes, 29 de octubre de 2013

¿Como Ser Bendecido ?





La biblia nos da un consejo sobre como recibir bendición en el libro de Job.
 Si tú dispusieres tu corazón, Y extendieres a él tus manos; Si alguna iniquidad hubiere en tu mano, y la echares de ti, Y no consintieres que more en tu casa la injusticia, Entonces levantarás tu rostro limpio de mancha, Y serás fuerte, y nada temerás; Y olvidarás tu miseria, O te acordarás de ella como de aguas que pasaron. Job 11:13-16

¿Qué hacer para recibir bendición?
Primero quiero decir que Dios no tiene preferencias por nadie, pero se agrada de los que le buscan y le sirven de corazón y por tanto los bendice (Génesis 39:2-4). Una persona bendecida es prosperada en todo lo que hace. Para ser bendecido como dice el libro de Job 11:13-16 tienes que quitar todo lo que le desagrada a Dios de tu vida, es decir tienes que dejar de hacer lo malo. No hay otra forma, mientras más obedeces a Dios más bendecido y prosperado eres.

¿Qué es bendición?
Hay muchos que piensan que la bendición de Dios solo es prosperidad económica, tener mucho dinero no necesariamente es ser bendecido. La bendición de Dios también se puede dar en la salud, en la familia, en tu vida espiritual, en la iglesia, etc. Una señal para saber que alguien esta agrando a Dios es que esta prosperado en todo sentido. Ser bendecido es que todo salga bien en tu vida y la de tu familia.

Por causa de muchas predicaciones de prosperidad, muchos caen en el error de pensar que deben ser bendecido a cualquier precio, pero esto no es así. Cuando Jesús estuvo en la tierra dice la biblia que no tenía en quien recostar su cabeza (Mateo 8:20), esto quiere decir que no era rico, ni mucho menos gozaba de grandes deleites.

 Tener mucho dinero no es malo, el problema viene cuando nos afanamos por ser ricos y tener muchos deleites en esta vida y nos olvidamos de Dios.

Resumiendo todo lo dicho: Si obedeces y cumples la palabra de Dios, la prosperidad esta a la vuelta de la esquina. No anheles las bendiciones de otros, disfruta de las tuyas. Para ser bendecido tienes que obedecer al pie de la letra la palabra de Dios y no dejar de hacerlo, puedes leer algunas de las bendiciones que Dios promete en su palabra en Deuteronomio 28, en este capítulo también se mencionan algunas consecuencias de desobedecer a Dios.

sábado, 26 de octubre de 2013

Versículos Bíblicos de Motivación







La Biblia es uno de los mayores libros de motivación y en ella podemos encontrar mucha ayuda. Prepare con la ayuda de Dios una lista de versículos bíblicos de motivación y son los siguientes:



Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3
No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10


Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Salmo 23:6

He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Jeremías 33:6


Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? Salmos 27:1


Jehová es mi pastor; nada me faltará. Salmo 23:1


Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Malaquías 3:10


Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Malaquías 3:11


Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación. Salmo 91:14-16


Todo lo puedo en Cristo que me fortalece Filipenses 4:13


El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. Lucas 6:45


De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente. Hebreos 6:14


Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. Marcos 9:23


Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. Lucas 18:27


Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar. Exodo 4:12



Estos son los versículos que me han ayudado mucho a seguir adelante en el camino de Dios. Algunos fortalecieron mi vida; y se que serán de bendición para ti. ¿Y dime cuál es tu versículo de Motivación?
¡No lo olvides Dios siempre esta contigo, él nunca te dejará!

martes, 22 de octubre de 2013

Consejos cristianos para la intimidad matrimonial -La Esposa-






Comprende tu tremenda necesidad sexual – Habrán ocasiones en las que desearás relacionarte íntimamente con tu esposo aún cuando las cuatro áreas de intimidad ya analizadas no estén exactamente en el lugar correcto. Por esta razón, no te prives de esta oportunidad si sientes que tus necesidades no fueron satisfechas.

No prives a tu esposo del placer de relacionarse íntimamente contigo– Algunas veces, esposas a las cuales sus necesidades no fueron satisfechas o sus perspectivas no fueron correspondidas, se sienten en el derecho de castigar a sus esposos, evitando, negándose a la relación sexual con él. Recuerda que podrás estar contribuyendo a que haya un distanciamiento entre ustedes, enfriando y hasta quebrando la relación.
“La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia”. I Corintios 7:4,5.

Descubre lo que a él realmente le gusta – El hombre vibra cuando su esposa le pregunta lo que a él le gusta con respecto al sexo y trata de satisfacerlo. Esto no significa que tengas que abrir la mano de tus convicciones personales o particulares, de actividades sexuales que consideras ofensivas, porque existen límites en la relación íntima dentro del el matrimonio. Pero no te olvides que puedes hacer muchas cosas que tu esposo imagina en su mente, que podrás concederle y tener placer con ésto.

Preséntese de forma sexy – Aproveche aquellas ocasiones mágicas en que tomas un baño relajante, vistes algo sexy, esparces un poco de perfume alrededor, disminuyes la luz de la habitación, pones una música romántica, en fin, preparas la habitación para un momento especial. Con toda seguridad tu esposo sentirá placer tanto como tú. Esta es una forma de contribuir para que haya variedad, lo cual es bastante útil y saludable en la vida sexual.

“Hablamos frecuentemente sobre la relación sexual como “hacer el amor”. Estrictamente hablando, esto no es verdadero. El encuentro de dos cuerpos no puede hacer amor. Solamente puede expresar y enriquecer el amor que ya existe. Y la calidad de la experiencia dependerá de la calidad de amor que se expresa” David R Mace en su libro “Quien Dios Unió”.

“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgara Dios” Hebreos 13:4.

Los profesos cristianos no deberían entrar en la relación matrimonial hasta que el asunto haya sido considerado cuidadosamente, con oración, y desde un elevado punto de vista, para ver si Dios puede ser glorificado por tal unión. Luego, deberían dar debida consideración al resultado de cada uno de los privilegios de la relación matrimonial; y el principio santificado debería constituir la base misma de toda acción.- RH, 19 de septiembre de 1899.

sábado, 19 de octubre de 2013

Consejos cristianos para la intimidad matrimonial para el Esposo






El matrimonio Penner habla sobre algunos aspectos prácticos referentes a la relación sexual en el matrimonio. Muchos han sido los matrimonios que, por temor al descontrol, lo vano y la concupiscencia han vivido fracasos y frustraciones en esta área de su matrimonio. Tanto Clifford como Joyce Penner han desarrollado un ministerio de consejería íntima a matrimonios cristianos.
Consejos para la intimidad matrimonial
La falta de una respuesta sexual en la mujer, ¿se debe primordialmente a una dificultad física o a una emocional?

Clifford: Básicamente, o mejor dicho, esencialmente, es emocional. No hay nada que demuestre que la mujer no tenga la capacidad física para responder. Puede haber una disminución en el deseo sexual, pero hasta lo que ahora se sabe, todas las mujeres fueron creadas para responder sexualmente. Es por eso que nos molesta cuando se usa el término "frígida".

Joyce: El ser frígida suena como que una mujer es de alguna manera fría y que no tiene capacidad sexual. La capacidad está dentro de cada una de nosotras, pero existen temores o barreras que suelen impedir que esto se consagre.

C: Nos gusta hablar de la respuesta sexual como una respuesta innata en lugar de algo que se aprende. No es como el tenis, que se debe aprender, sino que es más bien un reflejo de lo que está en nuestros cuerpos si podemos quitar las barreras de en medio.

J: Y si se proveen las condiciones correctas para estimular este reflejo.

¿Cuáles son las barreras más comunes por las cuales las mujeres no pueden responder?

J: Hay siete razones principales. Primero, a la mujer no se le da el tiempo o la atención necesaria para que ella responda.

C: La mujer, generalmente, tiende a responder más lentamente que el hombre, y también tiene una mayor necesidad de atención en los factores emocionales en una relación. Estas son partes esenciales de la experiencia sexual en la mujer, mientras que el hombre puede estar más orientado hacia lo físico.

J: Segundo, una mujer no recibe la estimulación correcta. El orgasmo es un reflejo, como el que tenemos cuando el doctor nos da un golpe en la rodilla y nuestro pie salta. Pero es necesario que ese golpe en la rodilla sea dado en el lugar preciso para que el pie reaccione. Igualmente, si la mujer no recibe una estimulación que cause el reflejo sexual, no puede actuar este reflejo en su cuerpo. Cada mujer debe aprender lo que necesita y esto requiere tiempo y comunicación. Debido a que hablar abiertamente de la sexualidad en la relación matrimonial no es algo fácil, este tema suele ser ignorado totalmente.

No se pueden apretar los dientes y tratar con todo el esfuerzo posible que la respuesta se dé. Es más, eso suele ser un estorbo.

La tercera razón común para la frustración sexual (la falta de experimentar un orgasmo) es el temor. Puede ser el temor a la sensación que ocurre, o un temor a estar fuera de control, a ser más vulnerable, temor de dar lugar a una confianza más profunda. Es más, esta es la razón por la cual creemos que Dios usa este simbolismo de la experiencia sexual entre un hombre y una mujer para enseñarnos cómo se relaciona El con su pueblo. En la experiencia sexual, nos "dejamos ir" totalmente, nos relajamos completamente para ser del otro. Esto es lo que Dios quiere de nuestra relación con El. Hace falta mucha confianza para ser tan vulnerable, y muchas personas no la tienen a causa de su trasfondo, de diferentes experiencias en su crecimiento, o de la relación actual con su cónyuge.

C: También puede ser el temor a cosas que son un poco más vagas, tales como el temor a volar, o a darse totalmente, o a no tener control sobre sus mentes.

J: Es posible que una persona no pueda verbalizar estos temores, pero sabe que se ha "cerrado" cuando estaba a punto de dejarse ir. La cuarta razón por la cual una mujer no responde sexualmente es porque no se siente "femenina". Hay algunos cambios que ocurren en el cuerpo con los cuales una mujer puede no sentirse cómoda. Siente que el hombre puede gozar de la intensidad, pero que de alguna manera ella no ha sido creada para eso. Pero, definitivamente, esta es una enseñanza cultural y no bíblica.

C: El mejor ejemplo de que el placer sexual mutuo es bueno se encuentra en el Cantar de los Cantares de Salomón, que está lleno de placer sexual. El pasaje de 1 Co. 7.3-5 dice claramente que el esposo no debe defraudar a su mujer en lo que le corresponde, y que la mujer no debe defraudar a su esposo. Es una relación muy balanceada, equitativa.

J: Otro factor que ayuda a las mujeres en este área es el haber sido creadas con una anatomía pertinente al tema. Específicamente, el clítoris, que tiene sólo un propósito, el cual es el de recibir y transmitir estimulación sexual. Si el hombre fuera el único que debió ser sexual, no creo que nosotras hubiéramos necesitado de esa parte de nuestros cuerpos.

Un quinto factor que retiene a algunas mujeres de alcanzar el orgasmo puede ser un trauma profundamente psicológico, como el haber sufrido una experiencia incómoda con un morboso o una violación, lo que causa que la intensidad de los sentimientos sexuales respondan negativamente. Justo cuando la mujer empieza a sentirse bien, comienza a sentirse mal a causa de un evento negativo asociado con sentimientos sexuales.

C: La sexta causa para la falta de una respuesta en la mujer es el conflicto en su relación. Si ella no siente que la relación es cuidada y nutrida puede sentir, aunque no lo diga: "No le voy a dar a él esa satisfacción".

J: Por supuesto que así está privándose de algo a sí misma también, pero la ira suele ser así de paradójica. Nos lastimamos a nosotras mismas antes que a la persona que queremos herir.

La última razón principal por la cual una mujer no experimenta una relación de satisfacción con su esposo es la inhibición religiosa. Esto ocurre cuando la mujer empieza a sentirse intensamente sexual y bastante excitada, pero entonces escucha una voz que le dice: "¡No!". Tiene una creencia de que no debe ser sexual.

Si una pareja tiene problemas sexuales, y si cualquiera de los cónyuges se siente frustrado o insatisfecho, ¿qué pasos debe tomar la pareja para sobrepasar esta dificultad?

J: Recomendamos que empiecen a leer algún libro al respecto, y que comiencen a hablar el uno con el otro. Es asombroso cuánto pueden aprender de su relación con un poco de educación y comunicación abierta.

C: No recomendamos ayuda profesional al comienzo. La pareja necesita hablar el uno con el otro, y una buena manera de comenzar es usar un libro. Frecuentemente animamos a las parejas a que lean el libro juntos, en voz alta, y que hablen de asuntos sexuales que nunca han discutido antes. Esta es una situación más cómoda porque no tienen que crear los términos sexuales sino simplemente leer el libro y comentarlo.

La discusión será más espontánea si leen el libro juntos que si lo leen por separado y lo tratan de comentar. Si después de esto una pareja encuentra que en realidad necesita ayuda profesional, tendrá su problema más definido a través de la comunicación previa.

La ayuda propia es bastante beneficiosa porque la mayoría de las personas no buscan ayuda profesional. Muchos están en lugares donde no existen profesionales capacitados. Además, muchos no irán a un consejero porque tienen inhibiciones o limitaciones económicas.

¿Creen que la frustración sexual es un problema común en las mujeres casadas?

C: Podríamos decir que es un problema extremadamente común. En los seminarios que damos sobre la sexualidad a través de los Estados Unidos y Canadá, siempre encontramos un segmento significativo de la población que está experimentando este problema. Muchas veces, sin embargo, estas personas sienten que son la minoría. Pero encuentran mucho alivio al saber que muchos otros también luchan en esta área.

Como consejeros cristianos, ¿cómo aconsejarían ustedes a una pareja que tiene problemas sexuales?

C: En primer lugar, evaluaríamos el problema para tener una idea clara de cuál es el problema. Entonces nos pondríamos de acuerdo acerca de algunas metas hacia las cuales trabajar. Estas metas deben ser fijadas por la pareja, para que uno de los cónyuges no esté simplemente haciendo algo para el otro.

J: Generalmente, trabajamos dentro de un intenso programa en el cual vemos a la pareja por 10 días durante 50 minutos cada día. Les damos tres tareas diferentes por períodos de 24 horas, involucrando experiencias de enseñanza-aprendizaje, comunicación y tacto.

C: Y el 65 por ciento de las experiencias involucran el tacto.

J: Cuando se busca a un terapeuta, recomendamos que la persona busque a alguien que trabaje cambiando modelos de comportamiento y aprendiendo nuevas formas al relacionarse sexualmente. El tratar de analizar por qué existe el problema, o el concentrarse en una psicoterapia de larga duración que explora las relaciones con el padre o la madre, etc., es un proceso muy largo que no tiene un índice de éxito muy alto.

¿Ustedes animarían a una mujer a tomar la responsabilidad de su propia satisfacción sexual?

C: Creemos que una de las razones por las cuales hay mucha insatisfacción sexual entre las mujeres es porque no asumen su propia responsabilidad.

J: Muchas mujeres sienten que sus esposos deberían saber instintivamente dónde les gustaría que las toquen, qué funciona y qué no funciona. La gente cree que se puede aprender a relacionarse sexualmente en tres sencillos pasos y que todas las mujeres son iguales. Pero no es así. La gente cambia de momento a momento, y las necesidades varían de una persona a otra. La única manera de que la mujer sea verdaderamente satisfecha es que asuma la responsabilidad de comunicarle a su esposo qué es lo que le trae placer en ese mismo momento, y que entonces busque activamente esa satisfacción.

Anteriormente mencionaron a las inhibiciones religiosas entre una de las principales barreras que las mujeres enfrentan en la búsqueda de satisfacción sexual en sus matrimonios. ¿Cuál creen que es la perspectiva bíblica sobre el sexo?

J: Creemos que Dios tuvo la intención de hacer que el área sexual de nuestras vidas fuera el área en la cual nosotros (como esposos), en realidad nos hacemos uno, y nos entregamos totalmente el uno al otro para el placer y la intensidad. Probablemente es donde más experimentamos la integración: lo emocional, espiritual y físico, todo participa en una unión muy intensa.

C: Debo agregar que ésta debe ser un área de gran apertura entre los esposos y sus esposas. No tenemos que esconder nada. Pienso en la analogía del Jardín del Edén. Cuando Adán y Eva pecaron, no sólo se escondieron de Dios, sino que se avergonzaron el uno con el otro.

J: Esta vergüenza no había existido antes. En el perfecto estado del ser humano, había una completa apertura y falta de vergüenza.

C: Creemos que especialmente la pareja cristiana, habiendo sido reconciliada con Dios, tiene ahora la capacidad de una relación muy abierta y libre de vergüenza.

J: El poder de la redención por Cristo es el comienzo hacia ese estado abierto. Nunca podemos estar en ese estado perfecto y sin pecado mientras vivamos aquí en la tierra, pero nuestra redención es un paso hacia Dios con confianza y hacia nuestro cónyuge también.

C: Así es como nosotros entendemos la Escritura, y nuestros cuerpos y emociones. Todos estos componentes están involucrados. Es mucho más que un simple acto físico y genital. Las emociones deben ser atendidas y el espíritu también. Todo esto está involucrado y afecta nuestra experiencia sexual. Cuando entramos en el hábito de sólo hacerlo como un acto físico, tomando sólo unos pocos minutos, generalmente no es muy satisfactorio y no provee esa unión total de cuerpo, alma y espíritu.

No hay un camino sencillo para que una mujer sea excitada, ya que hay tantas variaciones como parejas. La emoción que está por delante es el seguir descubriéndose en la relación matrimonial.

jueves, 17 de octubre de 2013

5 Promesas Impresionantes de Dios Para Nosotros






Estas son solo algunas de las promesas de Dios. Hay muchas más, pero considere que estas son las que más bendicen nuestras vidas.


Promesa No. 1
Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; 
Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
Me invocará, y yo le responderé; 
Con él estaré yo en la angustia;  
Lo libraré y le glorificaré.
Lo saciaré de larga vida, 
Y le mostraré mi salvación.
Salmo 91:14-16


Si Amamos a Dios de todo corazón tenemos la promesa de parte de él, que nos escuchara cuando le pidamos y estará con nosotros cuando más lo necesitemos.




Promesa No. 2
No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaias 41:10


No debemos sentir temor, Dios esta con nosotros y nunca nos dejara.




Promesa No. 3
Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:14


El pueblo de Dios debe de humillarse, para ver como Dios hace cosas grandes en la tierra .




Promesa No. 4
Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.
Lucas 11:9-10


Todo lo que necesitamos se lo podemos pedir a Dios y el nos lo dará cuando considere que somos capaces de recibir lo que pedimos. Dios abre puertas que nadie puede cerrar.




Promesa No. 5
Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. 3 Juan 1:2


Dios quiere que seamos prosperados en todos los sentidos de nuestra vida y es por eso que promete esto.




Espero que estas promesas sean de bendición para su  vida.

Dios les bendiga.

martes, 15 de octubre de 2013

Promesas de Dios para los Enfermos





Recopilación de versículos bíblicos de bendición para leer cuando estés enfermo o para darle palabras de aliento a una persona enferma. Se trata de promesas que están en la biblia y en ellas Dios nos dice que esta con nosotros y nos ayuda en la enfermedad.

y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador. Éxodo 15:26

Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de tiÉxodo 23:25

Y quitará Jehová de ti toda enfermedad; y todas las malas plagas de Egipto, que tú conoces, no las pondrá sobre ti, antes las pondrá sobre todos los que te aborrecieren. Deuteronomio 7:15

Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones.No se aparten de tus ojos;Guárdalas en medio de tu corazón; Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. Proverbios 4:20-23

Más yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechado(a) te llamaron, diciendo: Esta es Sion, de la que nadie se acuerda. Jeremías 30:17

He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Jeremías 33:6


¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. Santiago 5:14-16

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán. Marcos 16:17-18

Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo; Sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen. Salmos 6:2

Jehová lo sustentará sobre el lecho del dolor; Mullirás toda su cama en su enfermedad. Salmos 41:3

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Isaías 53:4

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Apocalipsis 21:4

El ánimo del hombre soportará su enfermedad; Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado? Proverbios 18:14

Si estas enfermo, solo confía en Dios y el pondrá su mano en tu enfermedad y sanaras. Si un familiar, hermano o amigo esta enfermo comparte estos versículos con él y te aseguro que será fortalecido en el nombre de Jesús.



Bendiciones!

lunes, 12 de agosto de 2013

Palabras de Animo-Para aquellos que pasan por una enfermedad cronica.







Alrededor de nosotros , existe siempre una carga enorme de ilusiones y esperanzas para que pronto pase este momento de malestar. El circulo donde nos encontramos esta plagado de oscuros y grises y pareciera que nunca se vislumbrara el arcoiris de la salud. Tanto para el paciente como para el acompañante, seres queridos, familia, amigos y en muchos casos de la simple presencia de los medicos, enfermeras y porque no de los asistentes de limpieza, se espera que la salud llegue pues el aguijon de los malestares propios de la enfermedad, mas los tratamientos y las largas esperas nos abaten y nos cansan a todos.

Pero la gran diferencia sera que te aferres a vivir, si a vivir porque solo asi podras tener las fuerzas suficientes para ir progresando en tu restablecimiento, no basta con decirlo se requiere que te veas sano, disfrutando de lo que se tenia o se quiere tener. Al final se vale desearlo pues de lo contrario nuestra mente viajara a los negros y grises que pueden opacar nuestras vidas. 

Enojarse, claro se vale, pero no como forma de vida sino como desahogo para soltar las energias negativas que solo producen mas enfermedad que salud. No es teoria, pero si haces la prueba en estos momentos sabras que el enojo si lo clavas en tu alma no te dejara avanzar. Sin embargo tus energias que gastas en este desahogo sea solo por unos instantes y vuelve a tu lucha diaria. NO lo canalices en tus acompañantes pues ellos no tienen culpa de tu proceso, pues es tu proceso y no el de ellos. Ya con su presencia y apoyo ellos cumplen con el suyo.

No te desesperes, bueno , solo por unos instantes y suelta tu desesperación para que como los rios fluya y no regrese mas, sino que desemboque para no volver. Si regresa volveras a empezar.

La paciencia en estos momentos es una burla para nosotros que pasamos por estos momentos, pero solo es un mecanimo de defensa el no tenerla pues en el fondo lo que nos hacer tener fuerzas es la paciencia que dia a dia estamos fortaleciendo por cada momento dificil que estamos pasando. 

Adelante amigos, no desfallezcas en tu estado, pues la aurora de la salud esta por llegar.

Recuerda las promesas divinas...

...invócame en el día de la angustia; te libraré, y tú me honrarás.
Salmos 50:15

Porque él me ha librado de toda angustia, 
y mis ojos han visto la ruina de mis enemigos.
Salmos 54:7

Me invocará, y yo le responderé; 
con él estaré yo en la angustia; 
lo libraré y le glorificaré. 
Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación.
Salmos 91:15-16

Desde la angustia invoqué a Jehová, 
y me respondió Jehová, poniéndome en lugar espacioso.
Jehová está conmigo; 
no temeré lo que me pueda hacer el hombre.
Salmos 118:5-6

Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás; 
contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano, 
y me salvará tu diestra. 
Jehová cumplirá su propósito en mí; 
tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; 
no desampares la obra de tus manos.
Salmos 138:7-8

sábado, 10 de agosto de 2013

Que Hacer Cuando El Corazon Se Quebranta







“A Dios clamé estando en angustia, y Él me respondió”.  Salmo 120:1

Esta es la expresión de un hombre de Dios cuyo corazón estaba quebrantado.  Puede ser también la tuya atravesando momentos de sufrimiento o quebranto.

El sufrimiento es parte de la vida.  Creo que todos los seres humanos lo necesitamos e indudablemente lo experimentamos en algún momento de nuestro transitar por este mundo.   Es a través de él que entendemos que hay un ser Soberano, que entiende lo más profundo del corazón del hombre y de la mujer, Dios, y a quien podemos acudir en busca de auxilio.

Es a través del sufrimiento que afloran nuestras asperezas, nuestras actitudes, nuestras motivaciones, nuestro egocentrismo.

En el sufrimiento las lágrimas brotan de nuestros ojos, y son una expresión del alma por el  dolor que sentimos.  El sufrimiento puede arroparnos por varias causas: enfermedades terminales, discapacidades, muerte, abusos, rechazos, malas noticias, separación, desobediencia a la ley divina.  Ante el sufrimiento, necesitamos tomar decisiones, y dependiendo de ellas, al final veremos los frutos.

Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo”. Juan 16: 33.

Tenemos que enfrentar el sufrimiento.

Bárbara Johnson, autora de best-séller, humorista y oradora de conferencias muy solicitada, es una mujer que ha experimentado mucho dolor por el accidente devastador que casi dejó a su esposo ciego y comatoso, como un vegetal; las muertes violentas de dos de sus cuatro hijos, y finalmente, el descubrimiento de la homosexualidad de otro hijo. 

Tengo unos amigos, quienes enfrentan el dolor de ver a su pequeñita hija de 4 años, postrada en una cama como un vegetal.  Después de verla sana, alegre correteando en su casa, de pronto una alta fiebre atacó su cerebro, dejándola en tal estado de gravedad.

Ante todas estas situaciones, nos preguntamos:   ¿Por qué?

Unos expresan dolor, otros, ira, enojo, otros culpan a Dios, a la gente o a las circunstancias, o a sí  mismos, otros caen en depresiones, otros deciden terminar con su vida y se suicidan.

Pero, nos preguntamos, ¿son normales tales reacciones?  Doy gracias a Dios que nos ha hecho con emociones y podemos llorar, reír, gritar, etc.  La cuestión aquí es que además de que Dios nos ha dado emociones, también nos ha dado dominio propio y es allí donde tenemos que hacer un alto y reflexionar acerca de nuestras reacciones frente al sufrimiento. 

El experimentar sufrimiento en algún momento de nuestra vida, debe llevarnos a hacer algunas preguntas: ¿Es mi culpa?  ¿He desobedecido leyes humanas o divinas?  ¿He descuidado lo que Dios me ha dado?  ¿Es por culpa de otros cuyas palabras y acciones han hecho pedazos mi vida?  ¿Es por el rechazo que viene de un ser querido en la familia?  ¿Es porque somos perseguidos y porque nos difaman?  ¿Es porque otros se aprovechan de nosotros, nos usan, o porque es difícil llevarse bien?  ¿Es porque las circunstancias adversas de la vida me han tocado?

Cualquiera que sea la respuesta, y dependiendo de nuestra actitud, el final será provechoso si sabemos que nuestra vida esta en manos de aquel quien nos trajo a este mundo con un propósito específico: “Dar gloria a El”

Veamos algunos ejemplos de personajes bíblicos que experimentaron sufrimiento y cómo reaccionaron.

Ana es una mujer que experimentó  el sufrimiento a través de su esterilidad, y a través de la humillación de su sierva.  Su reacción fue de llanto,  tristeza y dolor, pero también de tomar una decisión firme al ir en busca de ayuda de aquel quien es un Dios Todopoderoso, Omnisciente, Omnipresente, a pesar de la mala interpretación del siervo de Dios quien la observaba en su momento de dolor y angustia.  1 Samuel  1:6-10

El sufrimiento de Abigail radicó en el marido que tenía.  Un hombre duro y de malas obras, en contraste con ella quien era una mujer de entendimiento.  Esta mujer ante su sufrimiento, supo callar y actuar sabiamente en un momento crucial de su vida y de su familia. 1 Samuel. 25:3.

No hay nadie que haya experimentado más sufrimiento en su vida como lo experimentó Jesús.  Fue traicionado, perseguido, criticado,  angustiado, y el momento más difícil de su vida fue antes de dar su vida por la humanidad, cuando estando en Getsemaní oro: “Padre, si quieres, pasa de mi esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.  Y  estando en agonía, oraba más intensamente, y era su sudor  como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”. Vemos su reacción ante el sufrimiento: dispuesto a hacer siempre la voluntad de su Padre y  cumplir su meta en esta tierra. Isaías 53: 3-10.                                                                    

El sufrimiento es parte de la vida. Dependiendo de la actitud que tomemos frente a él, la vida se hará más llevadera, o se tornará en una carga muy difícil de soportar.
Podremos utilizarlo como un ministerio de consolación, así como lo hizo Jesús: “Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados”  (Hebreos 2:8).

 “CUANDO EL CORAZÓN SE QUEBRANTA, LA ACTITUD ES LO QUE CUENTA”

Si tu corazón está quebrantado, te animo a que descanses plenamente en Dios, él,  mejor que cualquier persona en este mundo, te entiende y sabe cómo consolarte.

viernes, 2 de agosto de 2013

Cinco Principios Para Tener Un Matrimonio Exitoso-Bernardo Stamateas-






Marcos 8:22-26 “Cuando llegaron a Betsaida, algunas personas le llevaron un ciego a Jesús y le rogaron que lo tocara. Él tomó de la mano al ciego y lo sacó fuera del pueblo. Después de escupirle en los ojos y de poner las manos sobre él, le preguntó: ¿Puedes ver ahora? El hombre alzó los ojos y dijo: Veo gente; parecen árboles que caminan. Entonces le puso las manos otra vez sobre los ojos y el ciego fue curado: recobró la vista y comenzó a ver todo con claridad. Jesús lo mandó a su casa con esta advertencia: no vayas a entrar en el pueblo”.

¿Quienes están separados, solteros o viudos? Hoy vamos a orar por las familias, es el último día de este mes y vamos a orar especialmente, por todas las familias, pero en particular por los matrimonios.

Voy a soltar cinco principios para tener parejas exitosas.




El setenta por ciento de los matrimonios se divorcia, siete de cada diez se divorcia. Se ha investigado que las parejas con conflictos tienen treinta y cinco por ciento más de posibilidades de enfermarse por stress que las que no; y una pareja feliz, se investigó en los Estados Unidos, vive cuatro años más que los solteros o los viudos. Las parejas exitosas se mueven por hábitos exitosos. Las parejas inteligentes se mueven no por sentimientos sino por hábitos. El enamoramiento es una emoción, surge: “el otro es perfecto”, “maravilloso”, “es lindo”, “sin tu amor no viviré”; pero el amor ve; el enamoramiento es ciego y el amor ve, y se fundamenta no en lo que sentimos, sino en los hábitos inteligentes que construyen a la pareja. Se investigaron, hay muchos estudios, compilé cinco principios que hacen las parejas exitosas.

Primer principio:

Las parejas exitosas tienen intimidad. Es decir se dedican a conocer el mundo interno del otro y a darse a conocer, no es un conocimiento superficial, sino es un conocimiento profundo. Es interesante que la palabra sexo no aparece en la Biblia en ningún momento, en vez de sexo se usa la palabra “conocer”. Cuando dice: Adán conoció a Eva se está hablando de intimidad, entonces conocer el mundo interno, es la necesidad más poderosa que tenemos los seres humanos. Todos los que estamos acá necesitamos que alguien nos conozca. Cuando nos sentimos comprendidos, conocidos en lo profundo, nos sentimos bien.  Todos tenemos una gran necesidad que los demás, o ciertas personas conozcan nuestra historia, conozcan nuestro mundo íntimo, porque se ha descubierto que la intimidad en una pareja, donde uno conoce íntimamente al otro y se deja conocer por el otro, esas parejas trazan un lazo de fortaleza y amistad, que los va a mantener en momentos de crisis. Cuando vienen las crisis, esa pareja sobrevive, porque hay un nivel de intimidad profundo con el otro, y la intimidad se construye cuando uno se muestra se da a conocer. Cuando se sacan las máscaras, cuando abre su corazón con su compañero.  Hay parejas donde él gana dinero que ella no sabe, o ella gana dinero que él no sabe.

 Hay parejas guiadas por secretos, por mentiras, por ocultamientos, y esas parejas no van a sobrevivir a las crisis; porque justamente lo que sostiene la confianza en la pareja es darse a conocer y ser conocido. Intimidad. Una pareja que tiene intimidad es una pareja que se preguntan mucho, porque hay un interés de conocer al otro. ¿Qué es lo que nos pasa con los años? yo ya conozco todo del otro ¿qué le voy a preguntar? Sin embargo cuando pasan los años vamos cambiando, vamos pensando las cosas de otras manera, pero como nosotros no preguntamos ¿Qué te parece? ¿Cómo lo ves? ¿Qué pensás de tal tema? ¿Cómo harías esto?, ya no preguntamos, cerramos la posibilidad de conocer intimidad del otro. Entonces las parejas exitosas siempre buscan intimidad, de conocer el mundo interno a través de las preguntas y de darse a conocer.

Segundo principio:


El sesenta y cinco por ciento de los matrimonios, se investigó en los Estados Unidos, tiene una caída de romanticismo cuando nace el primer hijo; o sea sesenta y cinco por ciento de las parejas se les vuelve negativo tener el primer hijo, pero el treinta y cinco por ciento restante se les vuelve positivo. Se pusieron a investigar por qué, a la llegada del primer hijo, sesenta y cinco por ciento se hunden, treinta y cinco por ciento se levanta. Se descubrió que el sesenta y cinco por ciento que se hunde, es porque perdieron la capacidad de intimidad, y el otro treinta y cinco que funciona bien es porque aumentaron la capacidad de intimidad, de preguntarse, de conocerse, de saber que nunca terminaremos de conocer al otro en profundidad y eso nos lleva a saber de que el otro es un misterio, que le puedo preguntar, que no conozco todo del otro, que hay cosas en lo profundo de su ser que necesito descubrir. Intimidad.

El segundo principio se potencia al soñar ambos.

 Las parejas exitosas tienen sueños personales y se potencian buscando alcanzarlos. Cuando una persona tiene sueños personales dejó de ser satélite del otro; dejó de ser apéndice del otro. Cuando Dios creó a Adán y a Eva, creó a Adán y dijo: “no es bueno que el hombre esté solo”, no dijo soltero, porque no era un tema de estado civil, era un tema de gobierno, no es bueno que el hombre esté sólo, sólo para gobernar la tierra, le voy a hacer una compañera para que gobiernen la tierra, para que cada uno alcance su sueño. Los matrimonios que sobreviven a las crisis y las tormentas, son matrimonios en que no se comparan y no compiten el uno con el otro, porque cada uno tiene sus sueños personales. Por eso cuando ves a un matrimonio que hacen todo juntos, siempre van juntos a todos lados, hacen lo mismo los dos, ese matrimonio va a tener crisis porque uno de los dos está mintiendo.

Hay cosas que en el matrimonio tenemos que hacer juntos, pero hay sueños privados que nos tienen que distinguir.

Sueños personales. Porque, fíjense el modelo que nosotros heredamos de nuestros padres, abuelos y tatara-abuelos, nos enseñaron, a la mujer, que un matrimonio feliz sería una mujer que ama totalmente a su hombre y se desintegra en amor por él, porque a la mujer le enseñaron que para ser feliz, ella tenia el poder del amor y al varón, le enseñaron que lo que lo iba a hacer feliz era el amor al poder, entonces el hombre tenia que luchar, y la mujer amarlo, y amarlo, y amarlo, hasta ser un felpudo divino, acompañarlo en su sueño, apoyarlo, hasta que el hombre se iba con una de veinte.

Porque no hay nada más aburrido que un matrimonio que no tiene sueños; porque se encuentran y dicen: ¿cómo estás mi amor?, bien querido, no sabes, los nenes uno se hizo pis, y el otro hizo lío y me duele la cabeza y el piso no lo pude limpiar y siempre la misma sonsera; pero cuando una pareja tiene sueños y se mete cada uno en su sueño, cuando se encuentran, cada uno tiene sus proyectos para compartir y él viaja para un lado y ella viaja para el otro y luego se encuentran a soñar. Porque las mujeres y hombres de antes, nos dijeron que el varón, era en lo público luchador para traer el dinero, y la mujer tenia que ser la ama de casa, ella era la reina de lo privado y el varón era el rey de lo público, pero el rey de lo público no intervenía en lo privado y la reina de lo privado de la casa, no intervenía en lo público, o sea la mujer nunca tenia plata y el varón nunca expresaba afecto en su casa, y eran dos mundos y si cada uno desarrollaba su mundo, y no molestaba al mundo del otro, entonces serían un matrimonio feliz, por eso tenemos tantas familias destruidas.

Porque Dios no hizo a la mujer para ser la reina del hogar, ni al varón para ser el rey de lo exterior. Dios nos hizo con sueños en el corazón para que gobernemos la tierra y cuando dos naranjas completas se encuentran y dicen: yo estoy detrás de esto y estoy peleando por esto y ella dice: yo estoy peleando por esto, esa pareja tiene riqueza y fortaleza. Soñar nos hace felices, en el hotel donde me alojaba un muchacho me dice: Bernardo, ¿Cómo yo descubro el propósito de mi vida?, le digo: el propósito está en tu pasión, hace tu pasión y estarás en la voluntad de Dios. ¡Ah! me dice, déjeme que le cuente mi historia, yo soy ingeniero, trabajé en el hotel toda mi vida, mi padre quería que fuera ingeniero; me recibí de ingeniero, le dije: papá te cumplí el sueño, ahora, chau, me voy, quiero ser bailarín, y estaba en el hotel enseñando salsa; el muchacho le cumplió el sueño al padre, ya está contento, ahora me voy a hacer lo que me gusta a mí.

Porque no hay nada más lindo que una persona que está detrás de su sueño. Tal vez hoy tenemos acá gente que ha sido satélite del otro, y de los sueños del otro, dejá de tonterías ponéte en el camino de tus sueños, libera el potencial: ¡ay! pero eso me va a alejar de mi marido, no, todo lo contrario porque la gente inteligente se junta con gente inteligente y la gente luchadora con gente luchadora y a la gente soñadora le gusta la gente soñadora. Tengo sueños grandes, nuestros sueños tienen que ser más grandes que nuestro trabajo, más grandes. Nehemías era mozo, pero él construyó una ciudad. Pedro, pescador, pero trajo un avivamiento. Moisés pastor de ovejas, pero fue el libertador. Pablo hacía tiendas, pero escribió casi todo el Nuevo Testamento.

¿Quién pudo frenar al faraón más poderoso de la tierra? un hombre llamado Moisés que tenia un sueño, un soñador puede detener a todo el infierno completo; un soñador puede liberar todas las plagas para libertar a toda su familia, sólo hace falta gente que sueñe cosas tan grandes, tan grandes, que no solamente te bendigan a vos, sino a tus hijos y a los hijos de tus hijos por mil generaciones.Para vivir mucho tengo que tener sueños grandes. ¿Por qué antes la gente vivía novecientos años?, mil años, porque tenían sueños grandes y a medida que la maldad aumentó, la edad fue bajando, porque después del diluvio la gente empezó a vivir menos de cien años, porque cuando vos perdés el sentido de los sueños entonces te enfocás en otra cosa y para soñar no hay edad, no puede ser que haya gente que diga: no ya me jubilé, yo ya me quedo en mi casa, no , no, tenés que soñar cosas grandes porque eso es la riqueza de la pareja: es que yo no tengo oportunidad, me faltan posibilidades, la Biblia dice que para el que cree todo es posible; vos no necesitás oportunidades ni posibilidades, vos lo que necesitás es fe, porque si vos tenés fe vas a tener oportunidades, porque Jesús dijo: para el que cree todo es posible.

¿Cuántos de nosotros tratamos de convencer a alguien que tenía grandes posibilidades y no nos creyó? y vos le dijiste mira tenés esta oportunidad, tenés esta otra y te dicen: no sé, porque la gente no necesita oportunidades, la gente necesita fe. Vos no venís acá a buscar una moneda, un abrazo y una caricia, vos venís acá a buscar fe, por la palabra, porque la fe te levanta, y la fe te activa y te abre el mundo de posibilidades. Pastor podré tener mi casa, no es si tenés tu casa, es si tenés fe, porque si tenés fe vendrá la posibilidad de tu casa, pastor podré tener prosperidad, no es si tenés prosperidad, es si tenés fe, porque el que cree tendrá las posibilidades de tener prosperidad y si hoy nos llenamos de fe toda las oportunidades y las posibilidades, se abrirán delante de nosotros.

Tercer principio: parejas inteligentes cuidan como lo más valioso de su matrimonio el respeto.

Chou Goodman, número uno en terapia familiar de los Estados Unidos, descubrió al analizar a miles de parejas cómo pelean, y en tres minutos de pelea ellos saben si ese matrimonio se va a divorciar o no, y descubrieron que las parejas que se agraden, se atacan, vos sos una tonta, vos me arruinaste la vida; esos matrimonios no van a durar. Noventa y siete por ciento de exactitud, pero las parejas que decían a mí me dolió, a mí me molesta esto y no agredían la esencia del otro, sino que cuidaban el clima, porque lo más importante es el clima. Cuidar el clima, el respeto por el otro es más importante que el motivo por el que discutimos, porque podes resolver el tema, pero si no cuidaste el clima, el clima va a ser tu herida.

Como esa mujer que llegó de viaje y le dice: mi amor dónde está mi gatito, tu gatito se murió; cómo me decís eso, vos no me podes decir así, ¿Cómo querés que te diga? cuando yo te pregunté del gato me tendrías que haber dicho: se subió al tejado y del tejado saltó y cuando saltó cayó sobre un toldo y rebotó y cayó al piso y vinieron los bomberos y llamaron al veterinario y lo llevaron al hospital y se murió, entendés mi amor, si, querida perdóname. Bueno, cómo está mi mamá, mirá se subió al tejado… Dice que había una reina que dijo: le voy a dar un premio al que me diga que soy renga, porque era renga, pero al que me lo dice mal lo voy a matar, era una reina media loca y entró a llamar a uno y le dijo: usted es renga, mátenlo, usted es renga, hasta que vino uno de Presencia de Dios, tenia dos flores y le dijo: majestad en mi mano izquierda porto una rosa blanca y en mi derecha una roja, entre ellas usted escoja.

Cuarto principio: las parejas exitosas tienen humor.

 Yo ya vi algunas parejas de acá que van de fracaso en fracaso y vi muchas que van a ir con éxito, nueve de cada diez parejas felices, identificaron el humor como la fuente de su fortaleza y de su amor: reírse, humor. ¿Querés reírte fuerte?, mira al de tu derecha ahora, si querés reírte más, al de tu izquierda. Antes se decía: a llorar a la iglesia, a la iglesia no se viene a llorar, se viene a divertirse porque la Biblia dice: “deléitate en el Señor y él te concederá las peticiones de tu corazón”. A Dios le encanta la pachanga. Dice que cuando una persona conoce a Jesús él hace fiesta, le gusta, dice que Dios en los cielos se ríe por el que tenés al lado, somos el parque de diversiones del Señor, él se ríe con nuestras oraciones: Padre bendíceme, el de Boca dice dame el campeonato, y el de River igual. Humor, deléitate en el Señor, ¿sabés qué quiere decir deleitarse?, es amargarse, ríe ríe el payaso, pero va llorando por la vida. Llora el viernes que el sábado la pagarás.  Pero parece una bailanta, este lugar es mejor que una bailanta, porque un corazón agradecido abre los cielos para que Dios nos bendiga. Hay que reírse, divertirse en el Señor. Yo no tengo motivos, si estamos hoy acá tenemos motivos, porque hoy acá vamos a provocar algo en el mundo espiritual para que Dios nos de un milagro, y nos lleve a la cima, hoy estamos acá para provocar algo en el mundo espiritual a nuestro favor.

Quinto principio: parejas exitosas miran hacia adentro para crecer.


Mirar hacia adentro en vez de atacar al otro, vos me estás celando, ¿por qué soy celosa? será porque mi papá engañó a mi mamá y me quedó esa inseguridad. En vez de atacar al otro, porque me dolió que no me salude, en vez de atacar al otro que no me saludó; pienso ¿será porque me sentí invisible? porque nunca me dieron bolilla. Por qué no me puedo reír, no me puedo divertir, será que no tengo permiso interno, porque siempre me hicieron sentir culpable hasta para reírme. Mirar para adentro para crecer, la gente inteligente en vez de atacar al otro mira, ¿por qué me enganché así, por qué soy violento soy loca?, entonces la gente mira para adentro para crecer, porque tu éxito está ligado a tu crecimiento mental. Cuanto más crece nuestra mente, más crece nuestro éxito.

Crecer, ¿saben quién no creció y reventó su vida? fue Mical hoy estuve investigando la vida de Mical, David tenia quince, dieciséis años y dijo: qué me va a dar Saúl el rey si venzo a Goliat y Saúl dijo: le voy a dar eximición de impuestos, sueldo y le voy a dar mi hija, la hija de Saúl era una mujer celestial. Y David vence a Goliat, pero Saúl era loco y en vez de darle a la hija más grande, se la dio a otro hombre, entonces le dijo a David, te voy a dar mi hija más chica, se llamaba Mical, era el premio consuelo, no te di la flor, te voy a dar la maceta, la nena era adolescente estaba enamorada. David mató al gigante, era lindo, la nena se enamoró y cuando se enamoró, el padre le dijo: te la voy a dar como un premio, como un trofeo, la nena no hizo nada, sí papá estoy enamorada, le voy a pedir un desafío si vos querés a mi hija más chica me tenés que traer cien prepucios de los enemigos y David fue y le trajo doscientos, estoy hablando literalmente, entonces le trae lo que le pidió y le dice: te vas a casar con Mical, pero escuchame bien Mical, porque yo lo odio a David.

 El papá entregó la hija a un hombre al que quería matar, la iba a hacer viuda a la hija, así son los suegros como Saúl. Ella estaba enamorada, pero Mical nunca había crecido y le dijo: David, mi papá te quiere reventar, yo te amo, yo sé que fui un trofeo de guerra, no me importa, yo te quiero igual. Lo bajó por la ventana y agarró una estatua y la puso en la cama, le puso una peluca y se acostó al lado y lo abrazó. En eso viene el ejército de Saúl a buscar a David, cuando lo agarran en la cama encuentran el ídolo y le dicen ¿dónde está David? y Mical en vez de haberse escapado con quien amaba, en vez de haber huido le dijo: me amenazó que si no lo defendía me iba a matar y el odio del padre aumentó, o sea puso en su cama mentira.

 Todo lo que nace mal, termina mal, cuando una pareja nace con mentira, con engaño, cuando un negocio nace con coima, todas las maldiciones del comienzo, si no son rotas, iglesias que nacen por división, todo lo que nace mal si no es cortado a nivel espiritual, te va a acompañar toda tu vida. Puso un ídolo en la cama porque David era su ídolo, David era el centro de la vida de Mical, ella era el satélite de David, todo lo que es tu ídolo, todo lo que idolatras, el que odias es tu ídolo, el que domina tu vida es tu ídolo, el que te saca de las casillas es tu ídolo, tu ídolo es todo aquello que gobierna tu vida, tu existencia, esa persona que gobierna tu vida, el que te lastima es tu ídolo, el que define tu ánimo es tu ídolo, todo lo que no podes dar es tu ídolo, y entonces David se escapó y Saúl agarró a la hija y se la dio a otro hombre, pasaron los años y Mical estaría esperando: yo salvé a David, él va a venir por mi a rescatarme, pero David se olvidó, se metió con otras mujeres y ella siempre estuvo esperando, David va a venir, va a venir decía, y pasaron diez años, ella ya estaba casada, ya estaba asentada, pero David fue hecho rey y dijo: tráiganme a Mical, y cuando la mandan a buscar, en vez de Mical resistirse, de decir ¡no! ¡ahora no! venís después de diez años y encima, porque él no la amaba, la quería porque como era la hija de Saúl gobernaba sobre diez provincias, que todavía David necesitaba políticamente un convenio político y la mandó a llamar y Mical cuando la llevaban para ir a la casa de David, el marido de la mujer llorando detrás no me dejes, y la agarró David después de diez años, esa pareja no se amaba nada, otra vez había sido el satélite de David por conveniencia política, David le dijo: Mical quedate en casa porque voy a buscar el arca de la presencia de Dios.

Se llevó mil soldados y recuperó el arca donde Dios vivía, era un arca de oro y lo trajo de vuelta a la ciudad, Mical por la ventana que había bajado a David, por la misma ventana, dice: qué estás haciendo bailando como un loco, y dice la Biblia que Mical nunca pudo tener hijos y los cinco hijos, sus sobrinos, que ella criaba se murieron también. Mical representa a las mujeres y a los hombres que no crecen, que no tienen sueños. Mical representa a las mujeres y hombres que nunca buscaron de Dios, David fue el gran adorador, nunca juntos pudieron orar o buscar la bendición de Dios. Mical representa las personas que no tienen sueños, que son llevadas por padres maltratadores, no hacen nada y no ponen un límite. Representa a los hombres y mujeres que no han crecido, no se han superado, no han mirado para adentro, a la gente resentida que tiene dolor en su corazón, representa a la gente que Dios quiere bendecir, pero no han hecho nada para superarse.

Dios va a restaurar familias completas. Fíjense en esta historia que leímos, voy a soltar lo mejor.
Voy a crecer, no voy a ser el satélite de nadie, en mi cama no habrá ningún ídolo, sea de carne y hueso, sea un objeto, nada que concentre tu energía estará en tu corazón. Dice que Josué vino a una ciudad llamada Betsaida y tomó al ciego de la mano y lo sacó de la aldea; lo primero que Dios hace es sacarte de la aldea ¿Por qué lo sacó de la aldea, y no lo sanó en la aldea?, porque la aldea representa el apego, lo conocido, representa lo que amamos, lo que creemos que es nuestra fuente, representa el amor al dinero, representa la obsesión por alguien, representa el negocio que creemos que nos va a salvar; todo eso se tiene que cortar de nuestra vida, no tiene que haber nada ni nadie que nos apegue, nuestra aldea tiene que ser abandonada para que Dios pueda hacer algo grande. Dice que lo tomó al ciego, lo sacó de la aldea, le escupió a los ojos, le puso un toque, ¿qué ves? veo personas como árboles le volvió a poner la mano, ahora veo con claridad.

Dios va a terminar la tarea, lo primero que restauró en el hombre, fue su visión, visión habla de sueños habla de proyectos, Dios va a terminar lo que empezó en tu vida, hoy tal vez no estés viendo con claridad, pero vamos a pedirle otro toque al Señor. Dice que el hombre empezó a ver con claridad, ojala que hoy tengas claridad para saber que tu destino es bendición, claridad para saber que Dios te va a bendecir, claridad para saber que tu familia va a estar en gloria, claridad para saber el diseño exitoso de Dios para tu vida. Dice que veía con claridad, veía a lo lejos; Dios te va a mostrar futuro, vas a ver más lejos de lo que veías, Dios te va a mostrar bendición para tus hijos, nietos, bis-nietos, vas a dejar de mirar en el ahora, para ver con claridad y para ver a los lejos. Dice que él vio con claridad, él vio a lo lejos, y él vio a todos; Dios te va a dar discernimiento para saber, de ese me alejo, con ese me acerco, ese es un ladrón, ese es de bendición.

 Dios nos va a dar discernimiento para saber el corazón y las intenciones de la gente que viene, como Judas, a mandarte a la cruz y la gente que viene a levantarte a restaurarte a ungirte y a bendecirte. Y dice que cuando lo sanó, el hombre vio con claridad y Jesús le dijo: nunca más vuelvas a la aldea, ahora vas a ir a tu casa. Todo lo que Dios hace y lo que va a hacer hoy, es para que vuelvas a tu casa y bendigas a los tuyos, porque aldea no es tu destino, aldea son tus apegos, aldea son tus vicios, aldea son tus drogas, aldea son tus robos, aldea son nuestras mentiras, son nuestras locuras, pero cuando Dios nos toca, es para nunca más volver ahí, sino para ir al destino de una casa bendecida. Hoy vamos a orar para que la mano de Dios nos toque, para que se restaure nuestra visión, para que empecemos a soñar, para que empecemos a crecer, para que todos nuestros sentimientos de derrota se pudran, nuestro sentimiento de tristeza se quiebre y hoy nos podamos levantar. ¡Sí! no veía, ¡Si! he estado en la aldea, pero él vino por mí, él puso su mano sobre mí y ahora me ha enviado, porque yo seré el que bendiga mi casa.

Dios te va a bendecir y a prosperar, toda tu familia por tu vida serán benditos , tu casa estará llena de gozo por tu vida, tu casa recibirá luz por tu vida; yo me fui ciego, pero ahora vuelvo con el toque del Señor, yo me fui dolido, pero ahora vuelvo con la victoria, ahora él me ha tocado, él me ha ungido, él me ha devuelto la visión, yo le he obedecido, yo he obedecido su nombre, él me dijo que yo seria bendición de mi casa y hoy te digo sobre tus manos hacia el cielo, que Dios toca tu espíritu, Dios toca tu cuerpo, Dios toca tu mente para que veas lejos, para que veas claramente, para que veas a todos y descubras que cuando llegues a tu casa serás la bendición de todos. Amén Te voy a enseñar cómo hacer para que donde vos vayas seas bendición. ¿Te gustaría? Ir, y donde vos vayas lleves el cielo abierto y te digan: acá todo está seco y vos digas yo traje la lluvia, vayas a otro lugar y te digan: acá hay enfermedad, y vos digas traigo la sanidad del cielo, vayas a otro lugar y te digan acá hay droga hay suicidio, hay muerte, y vos digas: traigo la vida y la libertad. Segunda de Juan 8 ” cuídense de no echar a perder el fruto de nuestro trabajo procuren más bien recibir la recompensa completa” ¿cuántos queremos la recompensa completa? Porque en la Biblia hay tres tipos de recompensa.

 Jesús llega a Nazaret, era un pueblo de cuatrocientas personas donde Jesús se había criado y no pudo hacer ni un milagro, cero recompensas. Jesús no sanó a nadie en ese lugar, fue a la casa de uno de los discípulos y había cientos de personas e hicieron un agujero por el techo y bajaron un paralítico y Jesús al ver al paralítico que lo bajaban del techo, le dijo: “hijo tus pecados te son perdonados toma tu camilla y anda” y el paralítico tomó la camilla y se fue, había cientos de personas, hizo un milagro el Señor, porque sólo uno se llevó el milagro ¿por qué si había un montón de enfermos? Había diez mil personas y Jesús les dio un seminario, les oró, y viene Felipe y le dice: maestro no tenemos para dar de comer a toda esta gente, tranquilo ¿qué tenemos? unos panecillos, y comieron diez mil y sobraron doce cestas, ¿cuántos comieron?, ¿cuántos milagros hubo ahí?, todos fueron milagrosos, todos comieron.

 Cuando llegó a Nazaret no hizo ni un milagro porque Jesús dijo: no hay profeta con honra en su tierra, Jesús no pudo hacer ningún milagro porque nadie de los cuatrocientos lo honraron, Jesús no dijo no hay profeta en su tierra, sino que acá no me honra nadie, me voy, se fue a la casa había cientos, bajan al paralítico y Jesús le dice tus pecados te son perdonados y la gente que estaba ahí pensaba: quién se cree éste que perdona los pecados no lo honraron y hubo un milagro porque sólo el paralítico honró al Señor. Cuando fueron y estaban los diez mil, ¿por qué les dio de comer a los diez mil?, porque los diez mil lo habían honrado, lo habían respetado, lo habían valorado al Señor, esos diez mil habían caminado hasta ochenta kilómetros para estar ahí, es una maratón, cinco, seis horas caminando, hubo gente que caminó diez horas, yo quiero ver al Señor, lo quiero escuchar, hoy hay gente acá que ha venido de lejos, tengo una buena noticia, Dios a visto que has venido de lejos, ha visto tu actitud de honra, dijo Jesús esta gente me valora, me honra, a esta gente le voy a abrir mi cielo, hoy necesitamos que todos los que estamos acá honremos su nombre

Le digamos te amo, te anhelo, te valoro de verdad, abre los cielos para mi y a esa gente que honra su nombre, que no le mezquina una alabanza, que sabe levantar sus manos y gritar gloria a tu nombre, esa es la gente que abre los cielos y toma la recompensa completa. Estamos listos para darle honra, para darle valor, para darle reconocimiento, estamos listos porque si hoy le honramos, si hoy le alabamos, si hoy levantamos manos de victoria, los cielos se abrirán. Amén.Hoy tenemos que honrar su nombre esa es la actitud que abre los cielos, cuando salgas de acá para tu casa, cuando vayas a tu trabajo, te amo papá, cuando llegues a tu casa, porque lo que honras viene a tu vida, hoy el Señor va a abrir los cielos sobre todos y todos recibiremos el milagro.

Bernardo Stamateas